Gasto de bolsillo, el peor remedio en salud

Una falta de transparencia en costos, la ineficiente atención médica, la escasez y la necesidad de los pacientes de comprar sus medicamentos e insumos con dinero de su propio bolsillo, son carencias de hace más de 30 años. En pleno 2021, la situación ha empeorado.

De acuerdo con la Profeco, que encabeza Ricardo Sheffield, los aumentos de los costos en los hospitales privados han sido del 15 al 20%, esto es casi tres veces la inflación general. El costo promedio de atención por covid-19 es de 546 mil 819 pesos en hospitales privados; sin embargo, 75% de los casos superan el monto a consecuencia de las presiones inflacionarias.

Por eso es que es histórica la aprobación de la iniciativa presentada por el Senado de la República en donde por primera vez se establece en la Ley que los pacientes tendrán derecho a recibir información suficiente, clara, oportuna y veraz, así como la orientación necesaria respecto de su salud, riesgos y alternativas de los tratamientos.

Conocer por anticipado los precios y terapias también será obligatorio por parte de los prestadores privados de salud. Si esta iniciativa es también aprobada en la Cámara de Diputados, se concretaría un esfuerzo para identificar y corregir ineficiencias al interior de los hospitales, con el fin de elevar la calidad de los servicios médicos.

También te podría gustar...