¿Cómo el uso estratégico de los datos cambiará los servicios de salud?

 

La gestión adecuada de las informaciones clínicas y administrativas puede mejorar el trabajo de los profesionales y la atención del paciente.

 

Las instituciones de salud están pasando en el mundo entero por un momento de transformación digital, llamada Salud 4.0, donde las nuevas tecnologías impulsan el sector. Como en cualquier otra actividad, que implementa nueva tecnología, el foco de las innovaciones debe estar en el usuario, ya sea público interno, profesionales que se verán afectados y precisarán relacionarse con la tecnología o externo en el caso de las empresas de salud con los pacientes y sus familiares.

 

La aceleración de la digitalización de los procesos, debido a la pandemia de Covid-19, también ocurrió en el sector de la salud, la telemedicina se volvió una realidad más presente en lo cotidiano y cada día las tecnologías como SaaS, Internet de las Cosas (IoT), Inteligencia Artificial (IA) y Big Data, pasan a ser parte del día a día de los profesionales y de los pacientes.

 

Esta tecnología sumada a las nuevas redes crea un escenario de aumento en la trasmisión de los datos, que se colectan, analizan y utilizan con foco en la seguridad y en beneficios del paciente, posibilitan una mejora en la gestión de las empresas de salud e implementan una atención con un formato más personalizado además del desarrollo de mejores políticas públicas de salud.

 

Los datos deben ayudar a las personas

 

La red de datos, que representa su integración en una plataforma que contiene un conjunto de servicios y la interconexión de informaciones para clientes, usuarios internos y prestadores de servicios, fue señalada por las consultoras especializadas en tecnología, como una de las tendencias estratégicas de tecnología para 2022.

 

En este escenario, aumenta la importancia de la interoperabilidad de datos provenientes de los sistemas utilizados en la parte clínica y administrativa, como de los ya existentes, provenientes de otros sistemas que están almacenados en los servidores internos o externos, y muchas veces no son usados para contar con un historial médico de los individuos.

 

El desarrollo de la redes de internet genera un mercado para nuevos dispositivos móviles y wearables, que pueden llegar a poblaciones que viven lejos de los grandes centros urbanos y las empresas de salud precisan usar repositorios digitales capaces de almacenar de forma organizada los registros electrónicos de salud (EHR – Electronic Health Records) y archivos del patrón HL7 FHIR (Fast Healthcare Interoperability Resource), patrón internacional usado en la transmisión de datos administrativos y clínicos en el sector de salud.

 

Como en cualquier otro sector que atraviesa está transformación, los recursos tecnológicos deben optimizar la colaboración con el profesional para disminuir el desgaste del trabajador y aumentar su eficiencia en la realización de las tareas diarias. Además de eso, el modelo de prestación en la salud pasa por una transformación en la remuneración la cual debe adoptarse el honorario del performance, que evalúa la relación entre las acciones tomadas por el equipo médico y el costo para lograrlo, lo que prioriza la calificación y la optimización de los procedimientos ofrecidos por las empresas de salud.

 

La combinación de estas herramientas que interoperan y el almacenamiento de los datos de forma organizada, puede mejorar el servicio de salud al integrar flujos de negocios y clínicos con el objetivo de organizar los procesos internos para optimizar el desempeño y facilitar el día a día de los profesionales del sector, como médicos, equipos de enfermería, junto con los otros profesionales de salud y equipos administrativos.

 

El uso inteligente de los datos administrativos y clínicos y su disponibilidad en un repositorio digital posibilita desarrollar aplicativos con informaciones financieras y gerenciales para ser compartidas con los equipos administrativos, proveedores, con otras empresas del sector de salud y organismos gubernamentales. Esta información puede ayudar en la toma de decisiones sobre la asignación de recursos como medicamentos e insumos médicos hospitalarios como oxígeno, y auxiliar en el monitoreo de las actividades de los funcionarios para informar los sistemas de costos.

 

El paciente como foco de la tecnología

 

Para prosperar en mercados orientados al bienestar del paciente, los sistemas de salud deben desarrollar plataformas operacionales que ofrezcan mejores servicios a precios más bajos y excelencia en la atención. Esto incluye conectividad digital mejorada con los pacientes y sus familiares.

 

Por medio de la interoperabilidad de los datos provenientes de sistemas antiguos y nuevos, y del almacenamiento organizado de esas informaciones, las empresas del sector pueden desarrollar herramientas de búsqueda que permitan generar reportes, hacer análisis de gestión, análisis predictivos y paneles focalizados en el paciente, en el perfil poblacional, entre otros.

 

El uso inteligente de los datos también posibilita el desarrollo de aplicativos con informaciones clínicas de los pacientes, conforme a las leyes de protección de datos, que pueden consultarse por médicos, enfermeros, y otros profesionales del sector de salud pública y privada, además de los propios pacientes y sus familiares. Estos estudios pueden compartirse en forma conjunta, extrayendo elementos que identifiquen al individuo, con otras empresas que forman el ecosistema de salud y con órganos del gobierno.

 

De esta forma, los funcionarios públicos y privados pueden desarrollar acciones de salud preventivas focalizadas en perfiles de pacientes o de enfermedades buscando el bienestar de la población.

 

Durante los próximos años, las nuevas tecnologías que permiten aumentar la personalización en la entrega de servicios de acuerdo con la conveniencia y las preferencias del paciente serán implementadas. Los sistemas de salud también deben incorporar datos individualizados con informaciones presentes en el genoma y las características de un individuo para adaptar el tratamiento individualizado según el estilo de vida que aumentarán el bienestar y extienden la longevidad de las personas. Al final de esta década, la salud como la conocemos hoy no existirá más y en este escenario el uso estratégico de los datos se vuelve primordial para garantizar la buena atención y sustentabilidad del sector.

 

Por Bruno Toldo, Chief Medical Information Officer, Infor Latam

También te podría gustar...