Sufre con «Vértigo»

En recientes años el exceso de información en torno a las películas, sobre todo del cine comercial, ocasiona que la audiencia poco se sorprenda de lo que ve en pantalla. Entre tráilers y campañas publicitarias queda escasa emoción para el disfrute, máxime si se trata de una historia de suspenso. Sin embargo, este fin de semana llega a la cartelera una cinta por demás inesperada, “Vértigo” de Scott Mann, protagonizada por Grace Fulton y Virginia Gardner, quienes dan vida a “Becky” y “Hunter”, un par de jóvenes escaladoras que quedan atrapadas al ascender hasta la punta de una vieja antena de TV ubicada en una zona desértica de los Estados Unidos.

 

Las escenas de esta trampa mortal son vertiginosas, desesperantes, capaces de mantener al público al borde del asiento. Si bien no se filmó en IMAX, semejantes ángulos abiertos causan dos sensaciones de miedos primitivos en el ser humano, uno, el temor a las alturas, y el segundo, por irónico que parezca, a los espacios pequeños, ya que las protagonistas penden sobre un círculo de escasos metros de diámetro, cualquier descuido sería mortal.

 

Así transcurren las cerca de dos horas de “Vértigo” que cumple eficazmente con la fase narrativa del cine, contándonos una historia plagada de tensión absoluta, con tintes “hitchocknianos” ya que el peligro viene de todos lados, amenazando en cada toma a “Becky” y “Hunter”. Sin caer en la exageración, esta película es terror puro y natural.