Desafortunado regreso de Jennifer Lawrence a la comedia en Hazme el favor

Spread the love

Jennifer Lawrence regresa a la comedia en pantalla grande, luego del éxito que implicó No mires arriba en Netflix durante la pandemia. Lamentablemente, la versátil actriz retorna en una comedia sosa y previsible, Hazme el favor, bajo la dirección de Gene Stupnitsky, en la que la nativa de Kentucky hace poco por merecer la atención del público, salvo mostrar su lozana figura. En este filme, el personaje de Jennifer, Maddie, es una treintañera sin oficio ni beneficio, atrapada en la mediocridad laboral. De pronto (casi de manera milagrosa) encuentra un curioso trabajo: quitarle la virginidad a Percy, un joven de 19 años de edad, interpretado por Andrew Barth Feldman, a cambio de un auto (así como concurso de televisión).

 

Los padres de Percy contratan a Maddie a pesar de las diferencia de edades para lograr que su vástago logre enlazar socialmente antes de partir a la universidad. Así, Maddie hará todo lo posible para excitar y gustar al joven, aunque para su sorpresa, éste no logrará un contacto íntimo tan fácilmente. Maddiew intentará de diversas formas lograr su objetivo, aunque en el periplo terminará haciéndose amiga de él (por Dios, no vayamos a presenciar un romance con tanta diferencia de años).

 

Con personajes secundarios por demás impresentables, incluyendo a Matthew Broderick como el padre de Percy, Lawrence y Feldman se llevan todo el show, en una comedia de escasas carcajadas y situaciones bien portadas. Lawrence requiere mayores retos actorales, por ende “que se haga el favor” de buscar mejores roles, máxime que es una intérprete interesante y con oportunidades de dejar huella.

 

La película es un anuncio muy acomodaticio a favor de la cultura de la cancelación, que no va más allá de mantener la rigidez de las buenas costumbres. Quizá el público centennial disfrutará el filme ya que sus convicciones son “afortunadamente” representadas.

También te podría gustar...