¿Qué onda con el Necaxa?

Spread the love

Por Daniel Escobar

Cinco goles anotados en este torneo (uno de ellos en su propia portería), último lugar de la tabla general, ningún juego ganado en siete jornadas, con una diferencia de goles de menos 7 y con casi 25 años sin ser campeón; así está el panorama de los Rayos del Necaxa, quienes el pasado 21 de agosto cumplieron 100 años de existir.

 

El centenario del Necaxa ha producido durante este año, varias formas de festejo y reconocimiento: El libro PASIÓN ELECTRIZANTE. LEYENDA DEL NECAXA de Alan Amper Ajzen, un uniforme conmemorativo con el que están jugando esta temporada, aquél partido que disputó con el Athletic de Bilbao de la Liga Española (el cual perdió 2-0), y hasta una exposición titulada Nakaksan: Centenario del Campeonísimo Necaxa (1923-2023) en la hemeroteca de la UNAM.

 

Sin embargo, desde lo deportivo (o sea ganar partidos, o por lo menos no perderlos) el Centenario de este equipo de fútbol (siempre digo fútbol, en vez de futbol, me gusta cómo lo dicen los argentinos) no ha producido bonitos momentos, algo que digas “¡Órale, estos cien años por lo menos sirvieron para que los Rayitos ganaran!” “Ahora sí, se me hace que la neta sí es campeón!”, no, nada por el estilo me han dicho los únicos dos necaxistas que he visto este año (mi papá es uno y un primo es otro, creo que el último partido del Necaxa contra el León, vi a mi papá más enojado que cuando choque uno de sus coches y fue perdida total).

 

Y es que si alguien que lee esto dijera “bueno, pero se ve que es normal, por muy que cumplan 100 años ya están acostumbrados, es como si me enojara porque el coyote sigue sin atrapar al correcaminos”, yo le diría que no es tanto así, digo, la historia del Necaxa sí está llena de fracasos, derrotas, y descensos; pero el tema lo explica Juan Villoro en Dios es Redondo: “Durante 57 años el Necaxa no fue campeón de liga, ha desaparecido dos veces del primer circuito…Y sin embargo, esa es la escuadra que una noche le ganó al Santos con todo y Pelé; donde el Fu Manchú Reynoso conquistó su apodo de mago al desaparecer un balón en la cancha; donde Alex Aguinaga, un gladiador cansado que respiraba con la boca abierta arrastró a los suyos a un título en el que ya nadie creía”.

 

A lo anterior que dijo Juan, yo le agregaría que fue el equipo mexicano que le ganó al Real Madrid en el Mundial de Clubes del 2000 que se jugó en Brasil, aunque Villoro diría algo así como “ese equipo que en el año en que muchos mortales avizoraban una primer edición del fin del mundo, el equipo más mortal del Mundial de Clubes le ganó al equipo más galáctico, provocándole tal coraje que ya ni ganas de bailar le dieron en un país que hasta sus artes marciales las hacen danzando”, algo así diría.

 

A todo esto, a continuación voy a exponer ¿Qué historia tiene el Necaxa?, ¿Cuáles han sido sus júbilos, tragedias y comedias?, ¿Cómo llegó a su centenario?, ¿Qué le podría pasar?

 

Un equipo acostumbrado a perder y a ser el David que le gana a muchos Goliat

 

El Necaxa fue fundado por un ingeniero escocés que se llamó William H. Frasser, este también era gerente general de la compañía Luz y Fuerza del Centro, por esto y porque según cuentan Willy era muy apasionado al fútbol, fusionó a dos equipos que integraban empleados de la empresa (los cuales de hecho quedaron en los últimos lugares en su primer torneo) uno era el Luz y Fuerza y el otro el Tranvías, naciendo formalmente el 21 de agosto de 1923 (o sea cumple años tres días antes que yo) los Electricistas del Necaxa, en honor a un río del que sus aguas producían la luz que se usaba en la Ciudad de México.

 

Si ya llegaste hasta aquí y te interesa saber sobre el origen de la palabra Necaxa, lanzate al libro PASIÓN ELECTRIZANTE. LEYENDA DEL NECAXA de Alan Amper Ajzen, ahí lo explican muy bien con diferentes versiones, perdón, es que tampoco puedo usar tantos párrafos y todavía me faltan cosas.

 

En sus primeros años de vida, la década de los 20s, el Necaxa tuvo ciertos privilegios, consiguió un título contra el América en 1925 y contra el España en 1926, e incluso fue el primer equipo mexicano en acoger a un club internacional (fue el Colo Colo de Chile) sólo que perdió ese juego 3-0.

 

Llegó la década de los 30s, y así como aquí se empezó la Época de Oro del cine mexicano, también fueron años dorados para los electricistas, el Necaxa en esta etapa es considerado por algunos el mejor equipo de México, por los títulos que conseguía fue apodado “Campeonísimo” y por su estilo de juego “Los Once Hermanos” porque al parecer jugaban entendiéndose muy bien, como si fueran una familia (una familia “funcional” cabe decir). Este grupo de “Los Once Hermanos” ganó cuatro torneos de liga y dos de copa, algunos lo consideraron “el equipo a vencer”.

 

Después, con la muerte de William H. Frasser (algunas versiones dicen que murió asesinado), las intenciones de la familia y herederos de Willy de no involucrarse con el fútbol y vender los terrenos del equipo, y el registro de manera formal de la profesión “jugador de fútbol” en la Secretaría del Trabajo, además de las consecuencias fiscales que generaba esto; desapareció el club en abril de 1943.

 

Fue hasta 1950 que los electricistas regresaron a la liga mayor del futbol mexicano, en sus siguientes años sus resultados fueron menores, ganando sorpresivamente en 1960 nuevamente el torneo de copa, pero, es el 02 de febrero de 1961 que sucede uno de los episodios que más cuentan los necaxistas (lo cuentan con más pasión que cuando a un testigo de Jehová lo dejas pasar a tu casa), aquel cuando Necaxa como parte de un pentagonal, venció al Santos de Brasil militando Pelé en sus filas, ese que en el 2000 fue reconocido por la FIFA como el mejor futbolista del mundo, ese que fue tres veces campeón del mundo con la Selección Brasileña; pues sí el Necaxa le ganó 4-3.

 

Si te gustaría leer una crónica, de ese partido en que perdió Pelé contra el Necaxa puedes echarte la que hace Alan Amper Ajzen en su libro PASIÓN ELECTRIZANTE. LEYENDA DEL NECAXA.

 

En 1971, vuelve a desaparecer este equipo, ya que lo vendieron a unos empresarios españoles que le pusieron como nombre Atlético Español (equipo al que hacen referencia en la película El Chanfle), luego es hasta 1982 que Televisa decide comprar al equipo y ponerle otra vez los colores del Necaxa, aquí les empiezan a decir Rayos del Necaxa y ya no tanto Electricistas; esos primeros años de un Necaxa televiso fueron de muy poca afición (los aficionados que le iban antes ya no le iban) y frecuentemente se la pasaba en los últimos lugares.

 

Llegó la época de los 90s, y nuevamente fue una década de oro para el club, termina campeón de liga en 1995, 1996, y 1998, ganaron torneo de copa en 1995, y hasta una Liga de Campeones de la CONCACAF (entre equipos norte y centroamericanos), ahora sí que si fuera como un paquete del cine sería un como “Combo campeones”; jugadores de esa época fueron Peláez, Aguinaga, Zárate, Pérez, Navarro, Ambriz, Basay, y otros cracks.

 

Lo anterior los llevó al primer Mundial de Clubes en el 2000, ahí logran un tercer lugar empatando contra el Manchester United donde jugaba David Beckham, y ganándole al Real Madrid, en este último jugó Samuel Etto.

 

Después se vinieron años oscuros para los Rayos, los malos resultados desembocan en descender dos veces, una en el 2009, ascendiendo un año después pero descendiendo de nuevo en 2011.

 

Los Rayos volvieron a ascender a mitad del año 2016, hoy se mantienen en la Primera División del futbol mexicano, juegan como locales en Aguascalientes, son presididos por Ernesto Tinajero, con ese clima que describí al principio.

 

100 años de Necaxismo

 

Así llega a sus 100 años el Necaxa, un panorama que no creo que nadie elija para su equipo, pero que la sorpresa, lo inesperado, el sorprender cuando pocos o locos apuestan por él, es una característica de su biografía.

 

Un coyote que de repente sí atrapó al correcaminos, un David que mató a Goliats pero no se volvió rey.

 

Felicidades por sus 100 años Necaxa. Fuerza Rayos.

 

También te podría gustar...