STAR WARS: The Bad Batch, una serie emotiva carente de revelación

La primera temporada de “El lote malo”, ha llegado su fin este 13 de agosto, y aunque Disney+ ya ha anunciado una segunda temporada, la serie dejó muchos sentimientos encontrados, algunos positivos y otros negativos, que fueron surgiendo a lo largo de sus 16 capítulos, que aunque estuvieron llenos de mucha aventura y emoción, carecieron de fuertes revelaciones que despertara en los espectadores el interés por una segunda temporada.

Dave Filoni, es probablemente la pieza fundamental para llevar a Star Wars a otro nivel, sobre todo después de sus éxitos como “The Mandalorian”, en donde participó junto con Jon Favreau; y “Star Wars Rebels”, una serie animada que expande las historias de la galaxia muy muy lejana. Además, Filoni fungió como el segundo al mando de nada más ni nada menos que del mismísimo George Lucas, sobre todo en la creación de la serie animada Star Wars: The Clone Wars. Siendo las últimas dos, grandes aciertos para la carrera de Dave en la franquicia pues nos han ido ofreciendo constantemente drama y acción animados de buena calidad.

Sin embargo, a pesar de sus éxitos, Filoni ha preferido cambiar la fórmula para la serie del “lote malo”, pues ha decidido entregar una serie con muchos momentos emotivos y llenos de sentimientos que, si bien no es malo, en realidad no aporta nada al futuro de Star Wars, lo que deja al público con un sabor semiamargo, sobre todo cuando ya se ha anunciado una segunda temporada, de la cual aún no podemos esperar nada hasta que se nos revele un primer tráiler.

Esta primera temporada en realidad no aporta nada, no va más allá más que de forjar la personalidad de los personajes del lote malo, principalmente se centra en ellos y en las aventuras que tienen en diferentes lugares de la galaxia después de haber sido ejecutada la Orden 66, que derivó en la desaparición de toda la Orden Jedi; ahora los clones, luchan por sobrevivir a un imperio que no los quiere como aliados. Principalmente, el personaje mejor desarrollado es el del clone Hunter, quien crea un vínculo especial con la niña Omega, quien también es una clon. Esta relación padre e hija es posiblemente lo más emotivo de toda la serie, fuera de eso, los demás miembros de ese grupo de soldados se unen a esa ese ambiente de emociones, pero en realidad no tienen un desarrollo de personaje más profundo en comparación con Hunter y Omega.

La serie en realidad no tiene momentos significativos, a pesar de haber contado con la aparición  del padawan jedi Kanan Jarrus y de la joven Hera Syndulla, a quienes recordamos por su protagonismo en la serie animada Star Wars Rebels, pero a pesar de tener participaciones importantes, en realidad no va más allá, no aporta nada al futuro de la misma serie para su segunda temporada, a comparación de la misma serie de Rebels, en donde en su primera temporada si tuvimos la aparición de Ahsoka Tano, un personaje importante de la serie de The Clone Wars, lo que significó una participación importante en su momento que de lo contrario, de no haber aparecido, la serie de los rebeldes no hubiera sido tan famosa, como tiempo después lo fue.

En conclusión, en Star Wars The Bad Batch, tenemos una serie llena de momentos emotivos, además de lucir una de las animaciones más impecables que se han visto en el universo de Star Wars, pero que en esencia, no tiene fuertes repercusiones en el futuro de estas historias, sencillamente se remite a presentar al grupo de soldados clones tratando de adaptarse al nuevo imperio, pero que después de 16 capítulos, esa premisa se vuelve demasiado tediosa. No obstante, se espera que para la segunda temporada, Filoni nos devuelva la esperanza y nos sorprenda con fuertes revelaciones.

También te podría gustar...