Ingeniera UAQ crea aplicación que derecta déficit de atención en niño

racias al financiamiento del Fondo de Proyectos Especiales de Rectoría (FOPER) 2021, y con el objetivo de brindar una alternativa -no invasiva- para la evaluación y diagnóstico del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en infantes, es que María del Carmen Cabrera Hernández, alumna del Doctorado en Innovación, Tecnología y Hábitat, programa de la Facultad de Ingeniería (FI) de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), desarrolló la aplicación NEURO INNOVA KIDS.

El proyecto consiste en una interfaz -desarrollada en Python- de uso comercial, que detecta y da seguimiento -con infrarrojo- al movimiento ocular de la persona; además de cinco pruebas con demanda cognitiva, que proveen una ventana a los sistemas cerebrales fundamentales afectados por TDAH y que se basan en la prueba ENI-2 Evaluación Neuropsicológica Infantil.

Motivada por la escasez y falta de eficacia de instrumentos no invasivos para la valoración de este trastorno, Cabrera Hernández señaló que la mayoría de los diagnósticos de este trastorno dependen de encuestas que responden los padres o tutores y profesores de los niños, por lo que se fundamentan totalmente en la percepción de los adultos y pierden su objetividad. Además de que no hay certeza de falsos positivos por medicación del paciente.

“Tenemos regiones de interés que evaluamos con el seguimiento ocular de los niños en cinco pruebas -que requieren de su atención y tienen una duración de 30 minutos- las cuales son: dominós (una serie de secuencia lógica apoyada con estas fichas); cubos desplegados (en el que eligen la vista del cubo correspondiente); senderos (que se deben unir en secuencia); figuras superpuestas (para que seleccionen las figuras que aparecen); y el Test de Variables de Atención (TOVA)”, indicó.

Comentó que los datos recopilados serán manejados según lo establecido en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares (FPDPPP), a fin de asegurar que la información sea protegida, tratada de manera legítima, informada y controlada. De igual forma, se les proporcionará un convenio de confidencialidad y consentimiento para estos fines. A su vez, la aplicación no graba el rostro o movimientos del niño, sino solo un registro.

También, aseguró que el proyecto ya tiene una versión preliminar en software, con sus respectivas pruebas y base de datos para continuar con su desarrollo. Destacó que su participación le dio una experiencia enriquecedora porque dirigió y coordinó un equipo multidisciplinario, al mismo tiempo que trabajaba para generar una solución a una problemática social.

“Siempre son necesarias las colaboraciones de otras disciplinas para crear una solución integral”, concluyó.