El joven barítono mexicano Eduardo Martínez gana 3 premios en Italia

El joven barítono mexicano Eduardo Martínez, originario de Los Cabos, BCS, obtuvo un impresionante éxito en la 20a. edición de la Competencia Lírica Internacional Ottavio Ziino celebrada en Roma, Italia.

Con tan solo 18 años de edad, se convirtió en el primer cantante joven mexicano en hacerse acreedor a los siguientes tres reconocimientos por parte de un jurado internacional integrado, entre otras personalidades, por los directores de La Scala de Milán, el Teatro Comunale de Florencia y el Teatro Real de Madrid:

  • Premio a la Voz Emergente (Revelación Juvenil).

  • Premio de la Crítica, otorgado por la hija del célebre director de orquesta y compositor Ottavio Ziino.

  • Beca para el programa de verano del Festival de Vicenza, con clases maestras con leyendas de la ópera como Renata Scotto y Leo Nucci.

Sobre estos premios comenta Martínez: “Me siento muy honrado de haber recibido este gran reconocimiento internacional, con esperanza que esto marcará un antes y un después en mi vida.  También estoy feliz de todo lo que he vivido en esta carrera; este camino no ha sido nada fácil, ni lo será a futuro. Vienen nuevas oportunidades y con ello también nuevos retos a superar. La vida me ha bendecido con buenas personas que me han guiado y apoyado durante este recorrido. Esto me motiva para continuar arriesgándolo todo por un bien mayor, no material, que es el poder hacer la música que amo.”

Eduardo Martínez inició sus estudios de canto bajo la tutela del destacado barítono Armando Piña y fue becario del Opera Studio Beckmann donde participó en clases maestras impartidas por prestigiosas figuras del mundo de la ópera como Plácido Domingo, Elina Garanca y Javier Camarena. Asimismo, ha tomado cursos de perfeccionamiento vocal con el director de orquesta Enrique Patrón de Rueda y las maestras Eugenia Garza, Teresa Rodríguez y Joan Dornemann.

Actualmente, forma parte del Taller de Ópera de Sinaloa que dirige el maestro Armando Piña.

También te podría gustar...