Prueba los mejores platillos que ofrece México

La gastronomía mexicana es admirada y respetada en todo el mundo, y no es para menos pues cada estado cuenta con sus propios platillos, ingredientes, modos de cocción, preparaciones e incluso rituales. Hay guisados para todos los gustos y bolsillos, además comer en un destino es una gran manera de conocer a fondo la historia, cultura y tradición del lugar.

En ocasiones, el decidir qué probar es difícil, por ello traemos una serie de recomendaciones de platillos típicos de la región Centro-Occidente de México, compuesta por Zacatecas, San Luis Potosí, Jalisco, Querétaro, Guanajuato y Aguascalientes.

AGUASCALIENTES

  • CONEJO CHICHIMECA

Este platillo es muy famoso en el Estado ya que es considerado un manjar exótico y único en su tipo, pues la forma de acompañar al conejo es muy peculiar. El conejo se precoce con ajo, cebolla, sal, pimienta y comino. Posteriormente para darle sabor al conejo, éste se deja sazonar en una deliciosa salsa para finalmente servirlo acompañado de pico de gallo, frijoles y nopales.  Para degustarlo sugerimos hacerlo en el Pueblo Mágico de Real de Asientos, en el restaurante Puente Nacional, pues es famoso por ser el primero en preparar el conejo a la chichimeca.

GUANAJUATO

  • CALDO DE OSO

En el municipio guanajuatense de León existe una botana que por su nombre muchos piensan dos veces en probarlo, pero al saborearlo, quedan encantados, se trata del “Caldo de Oso”, el cual consiste en un vaso de fruta con chile, vinagre, cebolla y queso. Éste tiene su origen hace 50 años, cuando el Señor Bonilla realizaba esta mezcla para un cliente en particular a quien apodaban “El Oso” (de ahí el nombre de la botana). Con el paso del tiempo, más clientes tuvieron curiosidad por degustar aquella combinación, volviéndose muy popular por su delicioso sabor. Actualmente es uno de los imperdibles si se visita León.

JALISCO

  • TORTA AHOGADA

Sin duda, si se visita Jalisco no se puede pasar por alto ir a comer una riquísima torta ahogada. La creación de este icónico platillo de la gastronomía del Estado, se le atribuye a un hombre apodado “El Güero”, quien tenía un local de lonches. Un día, al estar sirviendo una orden se le cayó accidentalmente un birote en la olla en la que tenía salsa. El comensal lejos de enojarse pidió al “Güero” le sirviera el pan tal cual, al degustarla le encantó y así nació este guiso jalisciense.

La torta ahogada se compone de un birote salado relleno de trozos de carnitas de cerdo, ésta se baña en una salsa picante de jitomate condimentada con especias. Dependiendo la cantidad de chile que se le agregue a la torta, esta será ahogada o media ahogada.

QUERÉTARO 

  • MOLE DE GUAJOLOTE

El Pueblo Mágico de Amealco en Querétaro además de contar una gran belleza, también posee uno de los platillos más representativos del Estado: El Mole con Guajolote. Se distingue porque el sabor de la carne y el caldo del guajolote brindan al mole un toque de sabor muy peculiar. En Amealco este guiso es toda una tradición, incluso, se le dedica un día a la semana para prepararlo y disfrutarlo en los restaurantes y fondas del lugar, se le conoce como “los martes de mole de guajolote”.

SAN LUIS POTOSÍ

  • ZACAHUIL 

La Huasteca Potosina es la orgullosa creadora de un tamal gigante, se trata del Zacahuil, su nombre proviene del náhuatl que significa: “zacate o con sabor a zacate”, y esto se debe a las hojas con que se cubría este guiso antes de hornearse. El Zacahuil se elabora con maíz martajado. Para el relleno se prepara una salsa de chile chino, cascabel y especias; se le puede añadir carne de pollo, puerco o guajolote; finalmente el tamal se cuece bajo la tierra con leña y piedras calientes. El platillo reúne lo mejor de la comida huasteca actual y tradicional, por lo que degustarlo es toda una experiencia cultural y gastronómica.

ZACATECAS

  • EL ASADO DE BODA

Este es uno de los platillos más tradicionales y populares de Zacatecas; se sirve en todo tipo de celebraciones, en especial en las bodas, de ahí su nombre. Es un guiso de carne de cerdo en un adobo especiado con toques dulces. Se acompaña de arroz, frijoles y tortillas. Se relata que el Asado de Boda tiene su origen en la época revolucionaria, cuando fue elaborado para la llegada de Pancho Villa a Zacatecas, pues solicitó se le preparara carne de cerdo en chile, pero los zacatecanos se encargaron de agregar otros ingredientes al adobo como nueces, almendras, canela y especies, el resultado fue un platillo extraordinario que hasta hoy día está en el gusto de locales y turistas.

También te podría gustar...