Cómo jugando puedes mejorar la manera en que usas tu dinero

Jugar videojuegos va más allá de entretenerse y pasar el rato. Al hacerlo ponemos a trabajar habilidades que, casi sin darnos cuenta, mejoran nuestras capacidades de comunicación, ingenio y adaptabilidad, lo que puede tener un impacto positivo en el proceso de aprendizaje, así lo asegura un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Glasgow, en Reino Unido.

Sin duda, aprender y jugar van de la mano, y los aficionados a los videojuegos, quienes celebran el Día Mundial del Gamer cada 29 de agosto, son prueba de ello. En frog*, firma líder en diseño, innovación y estrategia, conocemos a profundidad cómo los principios de gamificación —entendida como el uso de estrategias, mecánicas y elementos del juego que en otro contexto se utilizan para transmitir un mensaje o cambiar un comportamiento— ayudan a crear experiencias lúdicas que motivan, fidelizan y divierten a las personas.

Aplicaciones como Credilikeme, una startup mexicana que permite solicitar un crédito en línea, es un ejemplo de ello. Esta app gestiona los pagos como si fuera un juego en el que avanzas de nivel y obtienes beneficios como aumentos en tu línea de crédito, disminución de intereses o aumento de plazos para pagar, en la medida que mantengas un buen comportamiento de pago.

Este nuevo acercamiento hacia el crédito en un país como México, donde la exclusión financiera es un fenómeno extendido, es muy relevante. Sin embargo, para que un proyecto como este tenga el impacto deseado en los usuarios, era necesario crear experiencias que apelen a las emociones de quienes “juegan”, pues no hay que perder de vista que un gamer se involucra en un videojuego mediante emociones que detonan la motivación, tales como los sentimientos de triunfo, significado y empoderamiento, etc.

“Entender qué motiva a las personas usuarias, especialmente cuando se trata del manejo de su dinero, es una vía muy poderosa para humanizar las finanzas. La clave está en ofrecer una experiencia significativa y, sin duda, la gamificación es una herramienta útil para lograrlo, mucho más ahora que los servicios financieros están en el centro de nuestra vida digital”, asegura Lulo López, Director Ejecutivo de Diseño en frog y líder del estudio en México.

Para que las sensaciones de triunfo, empoderamiento y significado realmente envuelvan a las personas en la experiencia de Credilikeme, frog rediseñó la app para mejorar los mecanismos de juego, diseñando nuevos niveles y recompensas envueltas en un diseño visual atractivo.

Así, al enfrentar cada crédito como una misión a completar, las personas se ven motivadas al encontrar sentido en algo que es más grande que solo realizar pagos. De igual forma, al ir superando niveles se despierta esa sensación de logro que mantiene la motivación para seguir obteniendo recompensas, y se apela a la curiosidad por lo que sigue, así como en un videojuego, lo que motiva a las personas usuarias a continuar “jugando”.

Sin duda, la industria Fintech, así como muchas otras que busquen imitar los principios de los videojuegos y aplicar la gamificación de manera exitosa, deben primero entender lo que aqueja y motiva al público al que desean impactar, para construir así una conexión tan profunda como la de un gamer con su videojuego favorito.

También te podría gustar...