GM celebró la apertura de Factory ZERO

General Motors marca un gran hito en su compromiso por un futuro totalmente eléctrico. Joe Biden, Presidente de los Estados Unidos de América, representantes del sindicato internacional UAW, los 22 líderes de la UAW Local, empleados de la planta y otros funcionarios se reúnen para celebrar juntos la gran apertura de la planta de ensamble de vehículos eléctricos Factory ZERO.

La producción está lista para iniciar en la antigua planta de ensamble de Detroit-Hamtramck, a menos de dos años de que se anunciara la inversión de $2.2 mil millones de dólares para renovar por completo las instalaciones con el objetivo de construir una variedad de SUV’s y pickups totalmente eléctricos.

“La experiencia en manufactura de General Motors en Estados Unidos es clave para que alcancemos nuestro futuro totalmente eléctrico”, dijo Mary Barra, Chair y CEO de GM. “Este es un día monumental para todo el equipo de GM. Reequipamos Factory ZERO con la mejor y más avanzada tecnología del mundo, para construir vehículos eléctricos de la más alta calidad para nuestros clientes”.

El nombre Factory ZERO refleja el rol que estas instalaciones desempeñarán para alcanzar la visión de GM de un mundo con cero accidentes, cero emisiones y cero congestiones. Factory ZERO será casa de la pickup GMC HUMMER EV 2022, la SUV GMC HUMMER EV 2024, la Chevrolet Silverado EV y de Cruise Origin, un vehículo compartido totalmente eléctrico y autónomo. Cuando esté en pleno funcionamiento, Factory ZERO empleará a más de 2,200 personas.

El debut de la plataforma Ultium en Factory ZERO

Todos los vehículos eléctricos de Factory ZERO contarán con la plataforma Ultium, el corazón de la estrategia de vehículos eléctricos de la empresa. La plataforma Ultium engloba la arquitectura para vehículos y propulsión de componentes como celdas de batería, módulos, paquetes, drive units y motores de vehículos eléctricos, que serán fundamentales en las plantas donde se produzcan vehículos eléctricos.

A través de la plataforma Ultium, GM logrará un cambio estratégico en la cadena de valor para toda su red de plantas de ensamble, pues esto permitirá que la empresa unifique y optimice los procesos de ensamble, herramental y maquinaria. Esta flexibilidad permitirá que inversiones menores de capital generen mayor eficiencia conforme ocurren transformaciones adicionales en la planta.

Factory ZERO, la demostración de la ventaja competitiva de GM

GM reequipó Factory ZERO para la producción de vehículos eléctricos utilizando dos tercios del capital necesario para construir una planta nueva, lo que la convierte en un modelo para la renovación futura de otras instalaciones de GM. Mientras la compañía continúa su transición hacia un futuro totalmente eléctrico, GM ahorrará hasta $15 mil millones de dólares en costos de capital para el 2030, mediante la renovación de instalaciones ya existentes y evitando la construcción desde cero. La cifra incrementará desde los $20 mil millones hasta los $30 mil millones con una transición del 100% de las instalaciones de manufactura de GM para vehículos eléctricos. Este capital se podrá redistribuir de manera estratégica hacia los productos, servicios y tecnologías adicionales de cara a los clientes.

Junto con las ventajas de capital, el compromiso de GM por renovar su red existente de instalaciones de manufactura hacia la transición a los vehículos eléctricos también generará ahorros en tiempos. Un lanzamiento acelerado, en conjunto con el inicio de la producción, permitirán que la compañía lance vehículos eléctricos nuevos e innovadores a los clientes en menor tiempo. La pre-producción de GMC HUMMER EV 2022 comenzó este otoño en Factory ZERO, y las primeras GMC HUMMER EV se entregarán a los clientes a finales de año.

“Para cumplir con nuestra ambiciosa transición hacia vehículos eléctricos, la capacidad de ensamble de vehículos eléctricos de GM en Norteamérica alcanzará el 20% para 2025 y el 50% para 2030”, dijo. Gerald Johnson, Vicepresidente Ejecutivo de Manifactura y Sostenibilidad Global de GM. “Factory ZERO sirve como modelo para las transiciones que tendrán lugar en otras plantas alrededor del mundo en los próximos años”, concluyó.

Usando herramientas virtuales y trabajando en paralelo con los equipos de ingeniería de producción, GM redujo el tiempo de lanzamiento de manufactura a la mitad (de dos años a menos de uno), creando así una ventaja competitiva significativa. En comparación, la planificación y construcción de una planta de ensamble totalmente nueva podría llevar hasta cuatro años, desde la selección del sitio hasta la producción del vehículo.

GM estima que el 80% del proceso de ensamble de un vehículo eléctrico es el mismo que el de un vehículo convencional. Este es otro factor que acelera la velocidad para GM. La compañía ha refinado y perfeccionado sus propios procesos de manufactura estandarizados durante muchas décadas, y lanzará su portafolio de expansión de vehículos eléctricos de forma más rápida, con una calidad superior y un costo menor.

También te podría gustar...