Fundación Rebeca Lan conmemora el Día Internacional de la Mujer a través del empoderamiento de mujeres en prisión

La misión de la Fundación Rebeca Lan es apoyar a las mujeres privadas de la libertad y ayudarlas a reincorporarse a la sociedad cuando quedan libres. Para continuar con esta labor y en conmemoración al Día Internacional de la Mujer, la organización se suma al esfuerzo para empoderarlas ofreciendo pláticas y talleres a mujeres privadas de la libertad en Tijuana, Ciudad de México y Estado de México. 

Esta acción busca mayor sensibilización, resiliencia, humanidad y hacer visible la situación que ellas viven dentro de los centros penitenciarios.

“La Fundación Rebeca Lan busca dignificar la estancia de las mujeres en prisión. Diferentes informes de la ONU señalan que en términos globales, ellas están por debajo de los varones en todos los indicadores de desarrollo sostenible”, explica Rashel Cohen, presidenta de la Fundación.

La labor de la Fundación Rebeca Lan no se limita a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, sino que sus acciones son constantes a lo largo del año, que incluyen visitas a los penales en Tijuana, en el Estado de México y en la Ciudad de México.

“Realizamos actividades que impulsen su autoestima promoviendo un sentido de empoderamiento y lucha por ellas mismas y sus derechos. Necesitamos mujeres fuertes, resilientes y conscientes de su valor como seres humanos”, enfatiza Cohen Lan.

Procesos Judiciales

La situación que viven las mujeres en los procesos judiciales es compleja, afirma Cohen Lan, porque en gran parte dependen de las posibilidades económicas que tengan sus familias.

“La mayoría de las mujeres no cuentan con recursos económicos para pagar abogados que las apoye y asesore en todo el proceso y en estos casos tiene derecho a un defensor de oficio. Lamentablemente, dichos trabajadores atienden muchos casos y eso repercute en el tiempo que dedican a cada uno”, agrega Rashel Cohen.

  Además, los recientes cambios en la ley para impartir justicia influyen en los procesos judiciales de las mujeres. “El ejemplo más grande lo tenemos con la prisión preventiva oficiosa. Hay quienes pasan largos periodos en prisión esperando una sentencia, pero ¿qué pasa con su trabajo e hijos? Muchas son madres solteras que no cuentan con un respaldo familiar en el que realmente confíen”.

Fundación Rebeca Lan siempre busca salvaguardar los derechos humanos y dignidad a través de programas que logren reestructurar a la mujer en todos los sentidos.

“La mayoría llega a prisión con un gran resentimiento social y personal. Por ello, promovemos y apuntamos a su salud mental, a la capacitación y exploración de habilidades, al vínculo familiar y maternal y a la educación. Proveemos las herramientas para descubrir el potencial humano en cada una”, finaliza Cohen Lan.

También te podría gustar...