Renault Mégane E-Tech Electric: profundizando en la innovación

Desde hace casi 125 años, Renault no deja de innovar. Sus inventos han resistido el paso del tiempo y siguen utilizándose hoy en día sin que mucha gente se dé cuenta. La caja de cambios de transmisión directa (1899), la sustitución de la manivela por un arranque eléctrico (1909), la dirección mecánica de cremallera (1950), la incorporación de la «5ª puerta» (1961), la apertura centralizada (1983), la tarjeta de manos libres (2000). Todo esto y más son diseños de Renault.

Con la nueva Mégane E-TECH Electric, el primer auto de la Nouvelle Vague de Renault, la marca sigue innovando. Se han presentado más de 300 patentes para el diseño del vehículo y su plataforma, de las cuales hemos seleccionado siete para mostrarlas durante el periodo estival. En nuestro primer artículo, Hervé Maine, especialista en procesos de inyección de plásticos en la División de Ingeniería de Producción y Prototipos de Vehículos, nos habla del papel que ha desempeñado en la mejora de la autonomía de Mégane E-TECH Electric al aligerar su puerta trasera.

Las puertas traseras de plástico se han utilizado en los vehículos Renault durante varios años y ayudan a reducir el peso total del vehículo. No sólo mejoran el interior, sino que también han permitido a los diseñadores incorporar luces exteriores que se cruzan de un lado a otro.

La nueva puerta trasera de Mégane E-TECH Electric es ahora técnicamente más sencilla que antes. La combinación de un nuevo diseño con un nuevo proceso industrial de inyección de plástico permite prescindir de algunos soportes metálicos y requiere menos piezas para su fabricación.

Al unir el diseño del producto, las simulaciones digitales y la ingeniería de producción por inyección de plástico, la idea final se utilizó por primera vez para el prototipo Eolab, que pretendía reducir el peso del vehículo al mínimo y el consumo de combustible a sólo 1L / 100km.

Las diferentes invenciones utilizadas para la nueva puerta trasera de la nueva Mégane E-TECH contribuyen a reducir el peso final del vehículo, lo que se traduce en un mayor ahorro de combustible en carretera. También han dado lugar a la presentación de dos patentes que también se utilizarán en otros siete modelos de Renault, como la nueva Austral.

«Al asociar el uso del plástico con la innovación de la «vena fluida», tuvimos que replantear por completo el diseño de la puerta trasera. Todo un reto, pero ahora, gracias a la nueva Mégane E-TECH Electric, estamos un paso por delante de la competencia», comentó Hervé Maine, especialista en procesos de inyección de plástico en la División de Ingeniería de Producción y Prototipos de Vehículos de Renault.

LAS VENTAJAS DE LA INNOVACIÓN

Las ventajas son considerables en comparación con la generación anterior de puertas traseras de plástico:

Un peso reducido de 4.1 kg/m2 (es decir, -20%), o 5 kg por pieza

Un coste reducido de unas decenas de euros por pieza

Una puerta trasera más rígida

Menos piezas necesarias para el montaje (25 en total), para un proceso más sencillo

UN PROCESO TOTALMENTE NUEVO

La estructura global se ha reforzado gracias a la utilización del moldeo asistido por inyección de agua. El nuevo proceso consiste en utilizar agua inyectada para tallar una ranura.

La ranura hueca actúa como una viga de refuerzo. El plástico eliminado por el proceso de inyección de agua se reutiliza para fabricar otras piezas, reduciendo así el uso total de plástico.