Roberto Carlos y un regreso entrañable a la Ciudad de México

La Arena Ciudad de México se puso de manteles largos con un lleno total para recibir al más grande cantautor de la música romántica brasileña Roberto Carlos.

A sus 81 años de edad y con su voz intacta deleitó con sus entrañables clásicos a cada uno de los asistentes que cantaron durante todo el concierto entre lágrimas y risas por los incontables momentos inolvidables que dejó la noche.

Con un intro instrumental por parte de los músicos que acompañan a Roberto desde hace muchos años llegó el momento de anunciar la presencia del ícono: señoras y señores con ustedes Roberto Carlos y la ovación se desató en lo más alto.

Con un audio increíble llegaron ¿Que será de ti?, Cama y Mesa y la sublime interpretación de Detalles que se escuchó a una sola voz en todo el recinto.

Las emociones subían cada vez más y un momento irrepetible surgió con Lady Laura dónde el público canto a todo pulmón esa canción especial para Roberto Carlos quien dijo que ya no la canta con alegría pero si con mucho amor dedicada a su mamá.

Las siguientes canciones estuvieron dedicadas al amor, al sexo, a esos momentos de intimidad de una pareja que vive siempre junta y que se entrega en cuerpo y alma a su relación, de está manera llegaron Mujer Pequeña, Propuesta y Cóncavo y Convexo.

Mi Cacharrito uno de los temas más viejos que Roberto grabó se hizo presente y luego dió paso a una de las canciones más populares de la historia El Gato que está Triste y Azul que fue una de las más ovasionadas del concierto.

El siguiente tema fue uno de los más nuevos de Roberto, Ese Tipo Soy Yo, la cual presentó el brasileño como la canción del hombre que toda mujer desearía tener.

Poco a poco fue avanzando una noche que nadie quería que terminara, sin embargo, La Distancia, Amigo y Jesus Cristo pusieron el primer final del concierto con Roberto Carlos regalando rosas a sus fieles seguidores.

Toda la Arena pidió otra canción y el concierto regresó para deleitar a todos con Amada Amante y un cierre con broche de oro al ritmo y coro de Un Millón de Amigos y más flores para el público mexicano que respondió y estuvo a la altura del gran Roberto Carlos que también entregó todo su talento y su cariño.