«No te preocupes cariño» y el color de la existencia

Se estrena “No te preocupes cariño” de la polémica directora Olivia Wilde, quien hizo hasta lo imposible para que su filme fuera despedazado en el pasado Festival de Venecia. A raíz de mensajes en redes sociales, Wilde se confrontó con su protagonista, Florence Pugh, quien decidió ni siquiera presentarse a las premieres de la cinta.

 

Por si fuera poco, la promoción en Venecia estuvo rodeada de chismes, incluido un supuesto escupitajo de Harry Styles, el joven galán de la película, contra el villano de “No te preocupes cariño”, encarnado por Chris Pine, situación que ambos desmintieron, lamentablemente, el propio Pine se encargó de cavar más hondo la tumba con su tedio en las entrevistas con medios de comunicación.

 

La cinta en sí trata de ofrecer un mensaje feminista (quedándose muy corta) sobre un grupo de privilegiadas amas de casa que día a día padecen el tedio de una existencia perfecta, ya que los matrimonios que conforman habitan en un fraccionamiento ideal en medio del desierto donde el tiempo parece haberse detenido (¿o no?) en la década de los cincuenta. Conforme avanza la historia, la heroína, “Alice” (Pugh), irá desentrañando un misterio que podría afectar a toda la comunidad.

 

Sobresale el diseño de producción y la colorida fotografía, que llevan a la audiencia a un trozo de tiempo y espacio del pasado, sin embargo, las actuaciones de Pugh, Styles, Pine y de la propia Olivia Wilde son pesadas, provocando en el público monotonía sin momentos de reparo, de principio a fin, en espera de un desenlace con giro de tuerca, el cual por cierto se aprecia desde el tráiler de “No te preocupes cariño”.