Bancos apuestan por agrupación de ATMs para optimizar red y reducir costos

Auriga, proveedor internacional de soluciones tecnológicas para la banca omnicanal y el sector de pagos, explica las oportunidades que ofrece la agrupación de cajeros automáticos, ya que amplía la cobertura, optimiza la red y garantiza mayor seguridad para atender la demanda del dinero en efectivo.

Entre los beneficios en este modelo destaca la eliminación de terminales duplicadas y optimiza dónde y cómo se emplazan, por ejemplo, en centros comerciales, donde garantizan las necesidades de acceso al efectivo.

Otro aspecto atractivo de la mancomunación de cajeros es que permitiría a los bancos una revisión a fondo de sus flotas, abriendo la puerta a una arquitectura e infraestructura de próxima generación, convirtiéndose en mucho más que máquinas expendedoras de efectivo.

Las entidades tendrían una gran oportunidad de añadir valor con una amplia gama de funcionalidades y servicios: desde integrar el canal móvil (recargas, pagos y otras opciones que se ofrecen por home banking), la conversión dinámica de divisas (DCC) para clientes internacionales, la gestión de tasas de recargo para los clientes de otros bancos, la publicidad, el marketing, e incluso funciones más avanzadas de sucursal de autoservicio asistidas por operadores remotos las 24 horas del día.

“Este nuevo modelo permitirá revitalizar las redes de cajeros automáticos, satisfacer las necesidades de los clientes y, en definitiva, contribuir a fortalecer este canal a largo plazo”, comentó el Vicepresidente Comercial de Auriga, Martín Espinel.

Un modelo ya implementado en Europa

El sector bancario, principalmente en Europa, comenzó a agrupar o compartir sus redes de ATMs para reducir los costos de cada sucursal y, al mismo tiempo, continuar con este servicio en lugares de baja demanda de efectivo.

En Bélgica, los cuatro bancos más importantes (Belfius, BNP Paribas Fortis, ING y KBC) firmaron un acuerdo para gestionar conjuntamente una única red de cajeros automáticos. El proceso inició en 2021 y se espera concluya a finales de 2025, informó la consultora de ciberseguridad, proyectos digitales e inteligencia artificial, Headmind Partners.

Según la organización Febelfin, la federación bancaria belga, el número de cajeros automáticos se ha reducido de 8.754 unidades en 2015 a 7.869 en la actualidad. Los nuevos cajeros automáticos estarán ubicados principalmente en el exterior y, por lo cual no se verán afectados por los nuevos cierres de sucursales. Con esta unión de fuerzas, los bancos prevén reducir los costes, pero también optimizar la red.

Auriga facilita a sus clientes este modelo de agrupación de cajeros gracias a la flexibilidad y fiabilidad de su software, como ya lo se explicó anteriormente, con buenos resultados en algunas entidades europeas como la belga

Los bancos se están convirtiendo en un lugar de intercambio y asesoramiento. El número de sucursales físicas ha disminuido drásticamente en los últimos años, y además el número de cajeros, que tan solo en 2008 alcanzaba los 8 mil 259, asciende actualmente a 4 mil 242 en ese país, aseguró Headmind Partners.

Esta iniciativa recuerda en gran medida a la fórmula adoptada en los Países Bajos, donde los principales bancos han fusionado sus cajeros automáticos.

Dicho ejemplo se ha reflejado en América Latina, de acuerdo con un estudio de Banxico, órgano constitucional autónomo en México, reveló que desde que comenzó la pandemia, 11 por ciento de la población retira más dinero del banco que antes, y que son los cajeros automáticos el principal canal para que la población obtenga dinero en efectivo.

También menciona que casi la mitad de la población, 49 por ciento, acudió al cajero automático entre una y cinco veces al mes; mientras que 4 por ciento entre seis y 10 veces; y sólo 1 por ciento en más de 10 ocasiones. Con estos hechos, los directivos de los bancos más importantes en México se han planteado en invertir en agrupaciones de ATMs que no solo sean dispensadores de dinero, sino que puedan realizar otras funciones como abrir una cuenta bancaria o solicitar una tarjeta de crédito.

“La nueva entidad -que administra la red agrupada- se enfoca solo en los cajeros automáticos; ese es el negocio principal. Ésta brinda la oportunidad de analizar qué funciona, qué no, dónde se requieren actualizaciones y eliminar la deuda técnica al actualizar la red de cajeros automáticos, desechar los sistemas heredados y reemplazar los cajeros automáticos que son demasiado viejos”, manifestó Espinel.

La estrategia también permite facilitar la actualización del software y el hardware para satisfacer las necesidades y condiciones modernas, pues los cajeros automáticos son objeto de ataques físicos y cibernéticos y, por lo tanto, necesitan actualizaciones de seguridad frecuentes.