La importancia de una buena guarda del vino en casa

El vino es un producto perecedero natural muy preciado, que, al dejarlo expuesto a la luz, al calor, vibraciones o variaciones en humedad y temperatura, puede afectar su calidad, aunque su origen de cultivo y elaboración hayan sido bajo las condiciones adecuadas para producir una excepcional etiqueta. Sin embargo, si en el restaurante o en casa no se cuentan con equipos de almacenamiento óptimo, se perderán las cualidades que lo distinguen.

Para los conocedores y coleccionistas de etiquetas, la guarda es un factor importante, ya que cuando el vino se almacena adecuadamente, no sólo los vinos mantienen su calidad, sino que aquellos que disponen de algún tipo de crianza, pueden mejorar en aroma, complejidad y sabor a medida que maduran durante su reposo.

Es posible guardar y conserva el vino por periodos prolongados de tiempo en casa, considerando que el equipo de almacenamiento tenga la cualidad de ofrecer ventilación, protegiendo a las botellas de la luz, de las vibraciones además de mantenerlas en una temperatura constante.

Los conocedores recomiendan que exista la humedad necesaria y controlada para evitar los olores fuertes, e incluso los ruidos y los campos electromagnéticos. La humedad y mantenerlos en posición horizontal de almacenaje es importante, ya que son factores responsables de la buena conservación del corcho, que también depende de mantenerse en guarda con una ventilación que lo proteja de olores, de moho o podredumbre.

Debe evitarse las vibraciones para que el vino no se mueva. Cuando más añejo es el caldo, existen más posibilidades de estropease por movimiento.

Al iniciar una colección de etiquetas en casa, es necesario guardarlas en un equipo que ofrezca estar a salvo de la luz, ya que los rayos ultravioletas pueden estropear al vino, especialmente al blanco.
La temperatura será un factor esencial para mantener la calidad del vino hasta que se descorche, por lo que se debe evitar que existan oscilaciones bruscas y frecuentes en ella, para descartar que afecten al corcho, que cambie de tamaño o que se generen filtraciones de vino. Una cava debe mantener una temperatura constante para cualquier

época del año para evitar daño en el sabor de los vinos. Los expertos recomiendan mantener un control constante de entre 5°C y 18°C, siendo el punto óptimo entre 10°C a 12°C, ya que cuando existen cambios mayores en la graduación, se puede provocar el envejecimiento prematuro del vino o si se sobrepasa los 24°C, el vino se oxida rápidamente.
Al conocer la importancia de contar con un equipo de almacenamiento en casa o restaurante, con tecnología de vanguardia para todo conocedor de los vinos, los expertos y amantes del vino encuentran el factor diferenciador que ofrecen las cavas Vintec.

La firma australiana es la marca que cuenta con los 5 pilares para el almacenamiento del vino en casa, ya que ofrece un sistema de calidad de flujo de aire, evitando que penetren olores al vino y no permite que exista moho que dañe los corchos y etiquetas. A su vez, que las cavas mantienen la temperatura estable para conservar los vinos y facilita su natural maduración, a través de de una función auto regulable con circulación de aire. Además, ofrecen un nivel de humedad superior al 50% y conservan los niveles de hidrometría que preservan los corchos, así como evitan que se oxiden los vinos durante su guarda. Las cavas de vino cuentan con protección UV. Con las cavas Vintec, los vinos maduran perfectamente al guardarse en un equipo a prueba de vibraciones. Un beneficio clave de la firma australiana, es que, con la adquisición de las cavas, el propietario se hace acreedor a pertenecer al selecto VintecClub, que reúne a los amantes de vino del mundo con carácter de exclusividad.

Vintec ofrece una experiencia enológica exclusiva. Los cavas de la marca para conservar las colecciones de etiquetas en perfecto estado se encuentran en exclusiva en El Palacio de Hierro.