«Mito y realidad de Zuyuá», de Alfredo López Austin / Leonardo López Luján

Fondo de Cultura Económica 

Hay incógnitas históricas que inquietan a los especialistas durante décadas, y el tema del presente libro es una de ellas: las relaciones políticas, culturales, bélicas y comerciales que surgieron en Mesoamérica tras el colapso de Teotihuacan, sobre todo las que dieron por resultado que dos ciudades muy distantes, Tula y Chichén Itzá, presentaran sorprendentes similitudes. El panorama se hace más complejo al tomar en cuenta que la imagen de Tula -la mítica Tollan de las fuentes documentales- es inseparable de otra imagen no menos misteriosa: la del personaje (dios todopoderoso, gobernante legendario o héroe cultural) llamado Serpiente Emplumada: el Quetzalcóatl del
Altiplano Central, Kukulcán de los mayas yucatecos, Gucumatz de los Altos de Guatemala o Koo Sau de los mixtecos.

A juicio de los autores, una de las claves fundamentales para comprender los procesos que dieron origen a esta incógnita histórica se inició en el siglo vi de nuestra era con el surgimiento de un sistema político sustentado en la mitología de Serpiente Emplumada. Es ésta una hipótesis que ambos han derivado de investigaciones realizadas por separado o en forma conjunta durante muchos años y que ahora cristaliza en dos modelos explicativos para la interpretación histórica de la época: uno sobre la ideología de los grupos hegemónicos y otro sobre la articulación
de dicha ideología con las políticas imperantes. Con estos dos modelos los autores abren la discusión a sus máximas dimensiones espaciales y temporales, buscando una respuesta histórica que explique tanto el complejo general como sus manifestaciones específicas en el Antiplano Central de México, en Yucatán, Guatemala, Oaxaca y Michoacán.
Para percibir los puntos claves del proceso, los autores conjugaron conocimientos, métodos y técnicas de sus disciplinas: la de historiador y la de arqueólogo, respectivamente.