México y España se hermanan y triunfan en el primer concierto de Olé México GNP

Este domingo 11 de diciembre se llevó a cabo el primer concierto de la gira OLÉ MÉXICO GNP, en las instalaciones del emblemático Auditorio Nacional en la Ciudad de México.

La Directora de Orquesta, Alondra de la Parra presentó ante las más de 8,000 personas, un concierto de canciones mexicanas en voces tan singulares y únicas como son las de los españoles Pitingo Buika, junto con la mexicana Eugenia León, acompañados por la Orquesta Sinfónica de Minería y todos bajo la batuta de De la Parra.

Al subir al escenario, la maestra Alondra de la Parra dijo al público: «Es un placer regresar a mi tierra, regresar a mi México y poder trabajar con esta hermosísima Orquesta Sinfónica de Minería. Tenemos una noche llena de historias, de música de dos países hermosos que son México y España».

Así fue que comenzó una sucesión de emblemáticos temas mexicanos que han recorrido el mundo en diferentes voces, pero que esta noche se presentaron con arreglos muy particulares para la orquesta y sobre todo con tintes del flamenco español.

Eugenia León fue la primera de las voces en salir al escenario y se mostró emocionada y agradecida por compartir este espectáculo con Alondra, Buika y Pitingo. Ella fue la encargada de interpretar temas como La MentiraCuando vuelva a tu lado y Amorcito Corazón, en la que pidió el apoyo del público con su clásico silbido, además de hacer un dueto con Pitingo para interpretar El Andariego.

Buika, por su parte, dijo estar “transmitiendo junto con sus compañeros un mensaje de igualdad, de paz, de amor, de conexión y de pureza”. La española se adueñó del escenario con su interpretación de temas como NoAdoroPaloma Negra y muy particularmente Amor Eterno, de la que dijo “es un regalo de México para el mundo” y cuya interpretación puso a todo el público de pie.

El español Pitingo, conocido por crear la soulería, también regaló interpretaciones magistrales de temas tan conocidos como Cucurrucucú PalomaSabor a mí Granada, en un arreglo que «costó sangre» como comentaron el cantante y la directora al público, aprovechando para compartir la naturaleza de los ritmos gitanos y de cómo lograron tener un arreglo que cumpliera con las expectativas de ambos artistas, el cual fue realizado por el australiano Gordon Hamilton.

Alondra de la Parra destacó que la idea de este proyecto surgió de la inquietud de su hermano, Mane de la Parra, por querer retomar las canciones que escucharon de pequeños pero en voces y con arreglos del flamenco español.

La también productora de este espectáculo, agradeció emotivamente por «la gran hermandad que hay entre México y España, que es la razón por la que estamos aquí. Dos naciones tan hermanas desde siempre, donde hemos compartido todo tipo de expresiones culturales, artísticas, nos hemos abrigado unos a los otros. ¡Qué placer estar aquí, querido México! Qué placer estar aquí con todos ustedes, en este escenario, con esta maravillosa Orquesta Sinfónica de Minería, con Pitingo, con Eugenia León, con Buika. Me siento realmente en familia y todo esto es muy especial porque nos comprendemos casi como si fuéramos hermanos, compartimos la misma lengua, en mi corazón se queda mucha historia. Interpretamos juntos canciones mexicanas, pero con colores flamencos y lo que quiero decir aquí es que se siente todo esto muy bien, se siente en el alma, México en España, esto es así y será siempre».

Para empezar a cerrar la noche, la Orquesta, que cuenta en esta gira con el reconocido violinista venezolano Alexis Cárdenas como concertino, acompañó a Buika con la canción Vivir es increíble, un tema que fue escrito por Alondra junto con la escritora Luisa Reyes Retana, como agradecimiento a GNP Seguros y Alejandro Baillères, sin quienes no sería posible un espectáculo como este. Alondra describió a la empresa como «una gran compañía que hace todos los sueños realidad.  Es muy importante el ejemplo filantrópico que están poniendo apoyando a las artes, apoyando la creatividad, las posibilidades, llevando también la cultura a públicos mucho más grandes de los que normalmente tenemos».

La última pieza de la noche fue interpretada por los tres cantantes, Hasta que te conocí, que valió una gran ovación por el público asistente que vio su entusiasmo recompensado por otro himno mexicano como encore, el Huapango de José Pablo Moncayo.

Así terminó el primer concierto de esta gira OLÉ MÉXICO GNP, en el que fluyó de manera constante el amor, la admiración y el respeto entre España y México que en realidad son uno en la música, en las voces, en las letras de las canciones que se interpretaron esta noche.

La gira sigue ahora con rumbo a la ciudad de Monterrey, después a Guadalajara, Mérida, Puebla y terminará en Acapulco. Los boletos para las siguientes fechas se encuentran disponibles en taquilla y los centros de venta electrónica correspondientes.