Lograr el propósito de Año Nuevo de bajar de peso es posible con terapias farmacológicas seguras, señala especialista

Los propósitos de Año Nuevo más comunes entre los mexicanos son hacer ejercicio, comer más saludable y bajar de peso, según las consultoras Kantar y TNS Global México. Deshacerse de los kilos de más, es una de las tareas inmediatas para muchas personas, y la mejor forma de lograrlo es acudir con un profesional de la salud porque no se trata de hacer dietas “milagrosas”, sino de llevar un plan integral que mantenga resultados a largo plazo.

En México más de 70% de la población adulta tiene sobrepeso y/o obesidad, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2021 sobre Covid 19 (ENSANUT 2021), y las fiestas de Fin de Año pudieron ser para algunos, el puente entre el sobrepeso y la obesidad, la cual es una enfermedad que debe ser tratada como tal.

El doctor Víctor Huggo Córdova Pluma, consejero emérito del Consejo Mexicano de Medicina Interna, señala que así como la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto se tratan con un cambio en la alimentación, actividad física y fármacos, la obesidad requiere también un plan de atención completo en el que intervienen incluso otras disciplinas.

“La mayoría de los tratamientos contra el sobrepeso y la obesidad cuentan hoy en día con estudios serios de control de farmacovigilancia, y al menos uno de cada 10 pacientes necesita este tipo de terapia bajo supervisión médica para lograr un peso adecuado y mejorar su estado general de salud física y emocional junto con otras acciones de manera integral”, puntualizó.

Hacer ejercicio y comer de manera saludable son dos de los propósitos de Año Nuevo que llevan a bajar de peso de manera segura, lo que en algunos casos requerirá del apoyo de fármacos para quienes esas dos acciones no son suficientes para perder los kilos que tienen de más.

El doctor Córdova Pluma mencionó que se deben evitar las dietas “milagro” que ofrecen perder kilos en poco tiempo, porque además de que se pueden recuperar nuevamente y muy rápido en lo que se le conoce como el efecto “rebote”, son un riesgo para la salud al restringir la ingesta de nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Para obtener resultados exitosos a largo plazo en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad se necesita considerar una reeducación nutricional, aumentar la actividad física diaria y fortalecer la salud emocional de cada paciente; por ello es importante consultar a un profesional de la salud, para un acompañamiento y tratamiento individualizado, de acuerdo a las necesidades de cada uno.