Autos arrendados no se ven afectados por incrementos en primas

Spread the love

El sector de los seguros automotrices también se ha visto afectado por el contexto. Derivado de múltiples factores como la apreciación del mercado de autos seminuevos, la oferta/demanda de refacciones por el desabasto post pandemia, la autorregulación del mercado asegurador mexicano por efecto de la baja circulación automotriz en la pandemia, el ajuste de los salarios que son la base para los procesos indemnizatorios; generaron un impacto en el costo de los seguros, que, en los últimos meses se ha visto reflejado en un ajuste incremental de las pólizas para compensar el encarecimiento de los insumos, con un impacto para los asegurados.

Según información de ANA Seguros, compañía especializada en seguro automotriz, al tercer trimestre 2022 se reportaban incrementos promedio de 11% relacionado al monto de prima emitida respecto al mismo periodo del año anterior, y con un alza en el costo de siniestralidad del orden de 12.5% para el mismo periodo. 

Raúl Barba, director general de ANA Seguros explica que el motor principal del ajuste es el encarecimiento de insumos y el alza de siniestralidad o choques. Debido a estos factores, el mercado asegurador ha iniciado con un ajuste progresivo que, para los primeros días de 2023, se estimó del orden del 13%; es decir que ahora en promedio, un seguro de automóvil cuesta 13% más caro respecto a enero de 2022. Además, agrega que este efecto no solo es del mercado mexicano, también mercados como el norteamericano y los europeos registran incremento en orden de 8% a 15%. 

“En el caso de tener arrendado un auto, estos incrementos mensuales no tienen afectación para aquellos que ya firmaron su contrato, ni lo tendrá durante el tiempo que éste dure”, explica Ken Charles, director digital de BitCar, plataforma mexicana de arrendamiento vehicular en línea para personas físicas que integra tecnología de última generación y busca resolver las necesidades de movilidad en México. 

Ken aclara que los arrendamientos incluyen seguros con póliza multianual, durante toda la vigencia del contrato, con el beneficio de que se puede pagar de manera financiada a lo largo de las mensualidades con la seguridad que, durante ese tiempo, las primas de seguro del auto arrendado no sufrirán incrementos. “También es importante destacar que, en caso de siniestro con el auto arrendado, en el momento en el que la arrendadora recibe la carta de pérdida total, en ese momento se detienen las rentas, a diferencia de si el conductor trae su póliza con el crédito, donde pueden pasar semanas o meses en detenerse”, asegura.  

“De manera directa, operamos asegurando vehículos, y, por ende, los insumos relacionados al seguro para autos son diversos, pero se focalizan en el costo del objeto asegurable (valor de los automotores), los insumos para la reparación de los bienes materiales del asegurado y del tercero (refacciones, mano de obra, mecánica, pintura, entre otros), así como la reparación del daño causado a las personas (gastos médicos, indemnización por pérdidas orgánicas y muerte). Como es de conocimiento general, el impacto inflacionario a dichos insumos, incluso el valor de la base indemnizatoria se ha incrementado por arriba de la curva de crecimiento de la inflación general”, explica Raúl Barba.  

A pesar de los recientes incrementos, el experto en seguros Raúl Barba asegura que, durante la pandemia, el sector en general no subió precios debido a la baja movilidad (el precio de un seguro se fija también por la experiencia o siniestralidad de una mutualidad); incluso añade que algunas aseguradoras “bajamos nuestras primas por solidaridad”. 

Falta cultura hacia el seguro 

En México, según datos de Condusef, cerca de 6.9 millones de personas cuentan con un seguro de auto. Mientras que, de acuerdo al INEGI, el parque vehicular es de 35.4 millones de automóviles particulares en circulación con cifras de 2021 y 35.2 millones si vemos los datos de febrero 2023.   

La falta de penetración responde a dos factores principales según los expertos. Por un lado, la falta de cultura hacia el seguro y la creencia de que es un gasto en lugar de una protección patrimonial. 

Por otro, la falta de sanción por parte de la autoridad. “Al no contarse con una pena por no tener seguro, los reglamentos que lo llegan a tener (no todas las entidades federativas obligan a un seguro al propietario de un automotor) se vuelven imperfectos por no contemplar una forma integral de regulación”, explica Raúl Barba.  

Son varios los factores para determinar la póliza. “La variación de los costos en los insumos del seguro, así como el riesgo del objeto asegurable, influyen de manera directa en la prima”, detalla Raúl, quien agrega que en lo que respecta a la antigüedad vehicular, los costos del seguro varían respecto a la cobertura, por ejemplo, hay poca variación para los daños que se causan a terceros, pero sí existe una variación significativa para los costos de la cobertura de daños propios o robo. 

Además, cada compañía aseguradora tiene factores de ajuste a la prima de acuerdo a otros elementos. “El factor de la edad representa mayor riesgo respecto a la variable de género la cual tiene un impacto mucho menor, mientras más joven sea el (la) conductor(a), mayor riesgo representa (experiencia, carácter, entre otros factores)”, agrega Raúl.  

En un arrendamiento, los factores que tienen que ver con el perfil del conductor no aplican. “Los aspectos que tienen que ver propiamente con la persona no afectan en el momento de cotizar la póliza del auto. Solo tiene trascendencia el costo del vehículo, la localidad donde se encuentra y el uso, principalmente”, comenta Ken, quien recuerda que en el caso de los planes BitCar, con las rentas mensuales del contrato viene incluido el seguro del vehículo en cobertura amplia – daños a terceros, contra robo y daños al auto, seguro de vida del contratante y seguro por desempleo involuntario.  

Los expertos coinciden en que es de vital importancia considerar la compra de un seguro como un tema mayor y en el caso de contratarlo de manera privada se recomienda consultar a un experto en análisis de riesgo, un agente de seguros, para escoger las coberturas de acuerdo a las necesidades específicas de cada conductor. En el caso del arrendamiento, el conductor puede escoger la aseguradora y póliza que más le conviene dentro de varias opciones con el acompañamiento realizado por la arrendadora al momento de contratar, así como durante el tiempo que dure el contrato con una cabina dedicada para siniestros. 

También te podría gustar...