Mujeres y comunidad LGBTQ+ encuentran acceso a servicios de salud a través de la tecnología y la telemedicina

Spread the love

Uno de los cambios más evidentes que trajo consigo el brote de la pandemia de COVID19 fue la aceleración en la adopción de plataformas y recursos digitales para el desempeño de la vida diaria y profesional de las personas. El rubro de la salud no fue la excepción, pues se volvió indispensable la aplicación y uso de nuevas tecnologías en los servicios de atención médica a distancia, lo que se conoce como Telemedicina.

Si bien la motivación inicial fue la brecha de comunicación a causa de las medidas de protección y aislamiento necesarias para evitar contagios, así como la saturación de los servicios médicos y hospitalarios, las ventajas de los recursos digitales se mantienen incluso después de superada la emergencia sanitaria global.

En este contexto, han surgido diversas opciones de plataformas y servicios de consultas y atención médica a distancia, entre las que destaca Zana, una plataforma de telemedicina empática y confiable que nace con la intención de brindar atención de calidad y mejorar el acceso a servicios de salud a través de consultas médicas y psicológicas en línea creada por PROSPERiA, una empresa mexicana de impacto social que busca democratizar el acceso a la salud mediante la tecnología, especialmente la Inteligencia Artificial.

La plataforma Zana ofrece diversos servicios de salud, como atención en medicina general, sexualidad, maternidad y atención psicológica, entre otros. A pesar de tener un enfoque general, la misión es ayudar a cerrar la brecha en acceso a salud de poblaciones vulnerables como mujeres y la comunidad LGBTQ+.

Según el Censo de Población y Vivienda de México de 2020, el 17% de los hombres tiene problemas de acceso a la atención médica, mientras que el 22% de las mujeres enfrenta el mismo problema. Esta brecha de salud afecta principalmente los servicios de salud sexual, reproductiva y salud mental. Además, las mujeres también se enfrentan a otras situaciones como la doble jornada laboral, que las sitúa en desventaja para acceder a servicios de salud general y tiene un efecto directo sobre su salud mental.

Zana también busca atender a otro grupo poblacional desatendido: la comunidad LGBTQ+. De acuerdo a un estudio realizado por la Secretaría de Salud (SSA, 2005), esta comunidad tiene más riesgo de desarrollar algún trastorno mental, como depresión o ansiedad, debido a la estigmatización que aún existe.

Para estos grupos poblacionales históricamente menos atendidos, la plataforma ofrece las siguientes ventajas:

  1. Privacidad y comodidad: mujeres y comunidades LGBTQ+ pueden sentirse más cómodes hablando sobre temas de salud delicados, como salud sexual y reproductiva o salud mental, desde la privacidad de su hogar. La telemedicina brinda un entorno más íntimo y seguro para abordar estos temas, lo que puede promover una comunicación abierta y sincera entre paciente y los profesionales de la salud.
  2. Reducción de estigma y discriminación: Pacientes mujeres y comunidad con identidades de género diversas, a menudo enfrentan discriminación y estigmatización en entornos de atención médica tradicionales. Zana ayuda a superar estos desafíos al proporcionar un espacio virtual donde recibir atención médica y psicológica con profesionales de salud particularmente capacitados para cualquier tema de manera empática y sin juicios.
  3. Expediente médico electrónico interno: El cual está optimizado para estandarizar el protocolo seguido por el médico y asegurar una evaluación rigurosa del estado de salud del paciente y sus antecedentes, con el fin de brindar una atención integral y continua.
  4. Educación y prevención: La telemedicina puede desempeñar un papel importante en la educación y la prevención de problemas de salud. A través de plataformas en línea, como su Blog y redes sociales incluyendo Facebook, Instagram y Tik tok, Zana proporciona recursos educativos, asesoramiento sobre estilos de vida saludables y recordatorios de citas médicas y exámenes preventivos. Esto ayuda a fomentar una mayor conciencia sobre la salud y promueve la prevención de enfermedades.

La tecnología aplicada de la plataforma permite una optimización de la prevención, diagnóstico y tratamiento oportuno. Al crear una cuenta y tomar la primera consulta, se crea un expediente médico electrónico, que ayuda a dar seguimiento oportuno a cada paciente. Además, si es necesario se pueden prescribir recetas electrónicas y junto a un aliado comercial, se pueden enviar medicamentos y realizar toma de muestras para estudios de laboratorio casa domicilio.

Para Zana la Inteligencia Artificial es una aliada, por ello se tiene contemplado incluir elementos que ayuden a mejorar la experiencia del paciente, estandarizar la calidad de sus servicios y optimizar el tiempo de los médicos para poder atender a un mayor número de pacientes a un menor costo. Estos incluyen un Chat inteligente de para resolver dudas de salud,  el llenado automático del expediente médico; recolección de síntomas con un chat previo a la consulta; además de herramientas de apoyo de decisión a los médicos sobre posibles diagnósticos y rutas de tratamiento para sus pacientes, todo esto para poder brindar servicios de salud de mayor calidad a un mayor número de personas.

El proceso de Zana es simple y cualquier persona con acceso a un dispositivo móvil o una computadora con conexión a internet puede solicitar una consulta. El paciente debe ingresar al sitio web, seleccionar si necesita una consulta de salud general, maternidad, salud sexual o salud mental; brindar información adicional, como los síntomas que presenta, crear una cuenta y hacer el pago de la consulta. En breve,  estará en contacto con un especialista profesional de la salud.

También te podría gustar...