¿Sabes lo que es la Microtia?

Spread the love

El ser humano desde el momento de nacer se enfrenta a muchos retos en la vida, desde el aprender a respirar en el mismo instante de salir del vientre de su madre, hasta el último suspiro de su existencia, y durante ese trayecto los trabucos son diversos. Las enfermedades y afectaciones a lo largo de la vida parecen inseparables, pero gracias a los avances científicos los efectos negativos pueden ser menores.

Una de las afectaciones que se pueden presentar desde los primeros instantes de desarrollo de un ser humano es la Microtia, una malformidad congénita del oído externo en la que el oído no se desarrolla por completo. Tiene como característica un pabellón auricular pequeño y variación en el tamaño y forma con respecto a su par.

Microtia, significa “oído pequeño” y aunque es una deformidad poco habitual, con una prevalencia de 1 por cada 1,500 nacimientos, es importante tomar conciencia para abordar de manera oportuna y eficaz, una posible solución para minimizar su impacto en la calidad de vida de quien lo padece.

Aunque no se sabe una causa en concreto en la mayoría de los bebés, se estima que estos defectos son causados por una combinación de genes y otros factores.

Aunque microtia describe el oído externo, a menudo está asociada con la ausencia del canal auditivo o con un canal auditivo demasiado estrecho.

El oído no llega a desarrollarse del todo durante el primer trimestre del embarazo, y sus causas. Afecta en el 90% de los casos a un solo oído, normalmente el derecho, y su prevalencia es más común en los hombres.

En entrevista, la Dra. Carmen Olmos, audióloga, otoneuróloga y foniatra, es especialista en pacientes sordos. También es creadora de la Fundación C y K México Escucha por un México incluyente, señala que es importante que se aborde esta problemática de manera temprana y agresiva, es decir, que se deje a un lado las soluciones tradicionales que se enfoca en un modo más estético que funcional y entre más joven sea el paciente se podrían tener mejores resultados.

Dicho tratamiento debe ser integral de la mano de un equipo multidisciplinario que esté formado por otorrinolaringólogos, cirujanos plásticos, audiólogos y psicólogos.

Existen 4 grados de Microtia

Grado 1: La oreja es pequeña, pero tiene la mayoría de las características de una oreja normal. Por lo general, el conducto auditivo está abierto.

Grado 2: La oreja es pequeña y le faltan algunas partes. El conducto auditivo puede estar abierto o cerrado. La ausencia de conducto auditivo se llama atresia aural.

Grado 3: La forma más común. Sólo está presente un pequeño lóbulo de la oreja y suele estar en una posición diferente. Generalmente hay un poco de cartílago. Aquí prevalece que los niños tengan atresia aural (ausencia de
conducto auditivo).

Grado 4: Ausencia total del oído externo, también conocido como anotia.

A partir del grado que se tenga, los tratamientos deben ser personalizados y aunque en la mayoría de los casos entra en juego la intervención quirúrgica, también los audífonos pueden ayudar.

Dependiendo del grado de severidad de la malformación y de las posibles alteraciones del oído interno se pueden emplear implantes y reconstrucción con prótesis. Y con respecto a la pérdida auditiva derivada de la microtía, una de las técnicas más recurridas.

Es importante que los padres que desafortunadamente tengan niños con microtia, se acerquen con profesionales de la salud especialistas para poder tener certeza del tratamiento y seguimiento que puede mejorar la calidad de vida.
Se pueden acercar a Fundación CyK, organización sin fines de lucro dedicada a checar, orientar y tratar deficiencias auditivas.

Para mayor información visita: Fundación CyK