La Fórmula E y los vehículos eléctricos de Nissan

Nissan, pionera en el diseño y fabricación de automóviles eléctricos, es el primer fabricante japonés que ingresó en la competencia de la Fórmula E en el año 2018.

Con más de 500 mil unidades comercializadas de Nissan LEAF desde su debut en 2010, la marca ha aprendido de su experiencia con los vehículos eléctricos para desarrollar el sistema de propulsión de su vehículo de carreras de Fórmula E y, al mismo tiempo, los desarrollos tecnológicos y evoluciones en seguridad de sus vehículos eléctricos de la Fórmula E se utilizan en los eléctricos de calle de Nissan, cuyas características son muy parecidas a los autos de competencia.

Sistema regenerativo de energía en vehículos eléctricos

Los vehículos de Formula E tienen un nivel de frenada regenerativa que permite frenar, transformando la energía cinética que posee el vehículo en energía eléctrica, almacenándola en las baterías y utilizándola posteriormente para alimentar los diferentes elementos del mismo.

El e-Pedal del Nissan LEAF

Nissan dispone de la tecnología e-Pedal en el Nissan LEAF, que permite al conductor arrancar, acelerar, desacelerar y frenar completamente utilizando únicamente el pedal del acelerador. Al levantar el pie de éste, se activa el sistema de frenado regenerativo y el vehículo disminuye la velocidad. En los recorridos urbanos, e-Pedal reduce la necesidad de cambiar el pie derecho constantemente de un pedal al otro lo que hace que la conducción sea más cómoda.

El e-Pedal del Nissan LEAF puede conectarse y desconectarse mediante un botón. El e-Pedal puede cubrir el 90% de las necesidades de frenado durante la conducción, sin necesidad de utilizar el sistema de frenos hidráulicos. Durante los descensos, la electrónica de potencia permite una desaceleración suave y al detener por completo el auto el sistema de frenos hidráulicos se activa automáticamente.

Por seguridad, las luces de freno se encienden cuando se desacelera. Además, los frenos hidráulicos se aplican de forma simultánea en superficies de baja tracción, utilizando las cuatro ruedas para reducir la velocidad del vehículo.

El e-Pedal del Nissan LEAF: ahorra energía sin usar el pedal del freno. Esta tecnología simplifica la vida del conductor a la par que mejora la eficiencia del vehículo (aumenta su autonomía). En definitiva, se trata de un sistema que permite conducir utilizando un único pedal en la mayoría de situaciones.

Las 5 funciones de e-Pedal

Se podría decir por tanto que el e-Pedal del Nissan LEAF es un pedal multifunción. Estas son las diferentes tareas que puede realizar:

  1. Aceleración: como en cualquier auto tradicional, el e-Pedal incrementa la velocidad del vehículo al aplicar fuerza sobre el mismo.
  2. Desaceleración: al disminuir la presión sobre el e-Pedal, el Nissan LEAF desacelera a un ritmo muy superior al que lo haría en cualquier otro auto. El nivel de retención del vehículo sería similar (o incluso superior) al de una motocicleta.
  3. Mejorar la autonomía del vehículo: la retención que provoca el e-Pedal al soltar el acelerador tiene una doble función: aminorar la marcha y recuperar energía eléctrica en las frenadas. Esta segunda función es clave para mejorar la autonomía del auto mientras circulamos, ya que cada vez que aliviamos presión del acelerador, la batería acumula energía eléctrica.
  4. Detención del vehículo: si además quisiéramos detener el auto por completo, no haría falta usar el freno como de costumbre, bastaría con levantar al completo el pie del acelerador.
  5. Frenada automática en cuesta: durante la detención tampoco sería necesario mantener la presión sobre el pedal derecho, ya que el e-Pedal mantiene al vehículo estático sin necesidad de realizar ninguna acción.

De momento, e-Pedal de Nissan no sustituye al pedal del freno, que sigue estando ahí, para que el conductor lo utilice como en cualquier auto convencional. Pero el e-Pedal sí permite en muchas situaciones de tráfico simplificar la conducción al no tener que recurrir al pedal del freno.

Así pues, al igual que los pilotos de Fórmula E, que mientras compiten deben tener en cuenta la gestión de la energía y tratar de ahorrar y recuperar tanta electricidad como sea posible, levantando el pie del acelerador, el conductor de un Nissan LEAF hace esa misma función en su conducción cotidiana.

Simplificando, el motor de un vehículo es el responsable de que todo se mueva. Y para ello, consume energía. De ahí que invertir esta función para que el motor genere energía en vez de consumirla, resulta revolucionario. El freno regenerativo encontró poderosos aliados en los vehículos propiamente eléctricos, como tranvías y trenes. El icónico Metro de Londres emplea este sistema ya modernizado en algunas de sus líneas desde 2010, ahorrando hasta un 20% de energía eléctrica consumida.

También te podría gustar...