Expertos resaltan la importancia de almacenar agua para atender las necesidades del campo mexicano

En el Día de la Agricultura, enmarcado en uno de los contextos más retadores para la industria debido a las sequías, los expertos resaltan la importancia del acceso y almacenamiento del agua para la continuidad de la actividad agrícola. México ocupa el lugar 11 como uno de los países más importantes en producción de alimentos de cultivos agrícolas y es el octavo con mayor superficie dedicada a la siembra.

Sin embargo, hoy por hoy dos temas críticos afectan a la agricultura nacional, el primero es el estrés hídrico, escasez impulsada por la demanda de agua y la cuál se agravó por las medidas de higiene y limpieza por el COVID-19. De acuerdo con el último estudio de World Resources Institute en 2019, en una escala del 1 al 5, donde el 5 es un uso del 100% del líquido disponible, nuestro país tuvo un índice de 3.86.

El segundo, es que más del 50% del agua destinada al campo se pierde debido a la infraestructura deficiente o en mal estado, las pérdidas más comunes son por evaporación e infiltración, de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA).

Para hacer frente a estas problemáticas, los expertos en soluciones de almacenamiento de Rotoplas explican que es importante fomentar una cultura del resguardo del agua, además de ser una alternativa sencilla y fácil de implementar para hacer frente a la escasez y al difícil acceso. “Hay que tener en cuenta que, aunque pareciera que todo recipiente sirve para el acopio de agua, existen materiales, formas y tamaños para necesidades particulares. Por lo que, los agricultores deben de poner más atención para tener mejores resultados en el manejo del líquido vital.”

Para el trabajo que se lleva a cabo en el campo se recomiendan materiales que ofrezcan máxima calidad y resistencia, ya sea a los climas extremos, altas densidades y golpes, por lo que uno de los materiales más recomendados es el polietileno, el cual evita fisuras en los contenedores y asegura las propiedades del agua, además no se oxida, ni presenta corrosión y son fáciles de manipular por su ligereza.

Si de formas hablamos, en la industria de la agricultura y la ganadería, los tanques conocidos como nodrizas son aliados importantes para almacenar y transportar sustancias líquidas de un lugar a otro, sus capacidades pueden variar desde 1,000 hasta 5 mil litros. Además, pueden ser transportados en cualquier camión o vehículo de carga, algunos de ellos incluyen un sistema rompe olas que evita que el líquido se balancee descontroladamente y pueda ocasionar la volcadura el contenedor.

Otra solución son las tolvas que, a diferencia de la opción anterior, gracias a su diseño a manera de embudo se utilizan no solamente para almacenar líquidos, sino que también son usados para la dosificación de alimento sólidos. Los tamaños pueden variar, pero se encuentran en un aproximado de 600 hasta 14 mil litros.

Finalmente, una tercera alternativa para el sector agrícola son los comederos y bebederos, que resguardan el agua para el ganado de campo y corral, en el mercado existen opciones de metal y plástico, siendo estos últimos una opción muy socorrida, ya que los de polietileno también son ligeros y fáciles de limpiar.

Optimizar el líquido vital es una tarea cada vez más urgente, especialmente para una industria como la agricultura que, de acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, consume el 70 por ciento del agua del mundo.

También te podría gustar...