Mónaco será la base del nuevo Rallye de Montecarlo

La prueba inaugural de la nueva y emocionante era híbrida del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA, el Rallye de Montecarlo del año que viene, tendrá como base únicamente Mónaco por primera vez desde 2006.

En los últimos años, Valence y, desde 2014, Gap han acogido la prueba antes del último día en las montañas del Principado. Esto cambiará en la 90ª edición del rallye, en 2022, con una asistencia portuaria en Mónaco del 20 al 23 de enero.

Esto significa una serie de nuevos tramos que no se han disputado durante muchos años, con el 95 por ciento de la ruta diferente a la de la prueba de este año, y un gran énfasis en la fiabilidad con ninguna asistencia de tramo medio durante cualquiera de los cuatro días.

Los tramos más largos del viernes y el sábado sólo contarán con una zona de montaje de neumáticos entre dos bucles de tramos. Sólo los miembros de la tripulación podrán trabajar en sus coches, utilizando únicamente las herramientas que lleven en el vehículo, después de salir de la asistencia de la mañana en Mónaco.

Tras la salida del jueves por la noche en la Plaza del Casino, el rallye se adentra en las montañas de los Alpes Marítimos para una primera «noche del Col de Turini» que garantizará un ambiente brutal mientras los aficionados acuden a uno de los lugares más emblemáticos del WRC.

Luceram – Lantosque y La Bollène-Vésubie – Moulinet, que cruza el Turini y es la especial más larga de la prueba con 23,52 km, suman 38,83 km de acción.

El viernes es la etapa más dura, con dos bucles de tres tramos junto al Parque Nacional del Mercantour que suman 118,88 km.

Roure – Beuil, Pierlas – Ilonse y La Tour-sur-Tinée – Saint-Jean-la-Rivière se recorren por la mañana y por la tarde, con una breve pausa en Puget-Théniers entre medias para cambiar los neumáticos.

La tercera etapa viaja más al norte, a los Alpes de Alta Provenza, para otros 94,10 km de competición.

Le Fugeret – Thorame-Haute abre el día antes de un doble bucle de la nueva especial de Saint-Jeannet – Malijai y la temible Saint-Geniez – Thoard, que incluye la subida del Col de Fontbelle, a menudo traicionera por el hielo. El cambio de neumáticos en Digne-les-Bains es la única pausa.

El final del domingo incluye cuatro tramos en el noroeste de los Alpes Marítimos con un total de 67,52 km. Se repiten las nuevas especiales La Penne – Collongues y Briançonnet – Entrevaux, siendo esta última el Wolf Power Stage antes de la ceremonia de llegada en la Plaza del Casino.

Los 17 tramos sumarán 319,33 km.

También te podría gustar...