«Yermo», documental sobre lo íntimo del desierto

Por Martín López González

Si buscamos en el diccionario el significado de yermo, rápidamente podemos encontrar que se refiere a un lugar que se encuentra sumamente empobrecido, sin vegetación y en el cual no se puede cultivar. Dicho significado puede esclarecer rápidamente lo que el documentalista, Everardo González, plantea en su largometraje Yermo, donde nos lleva de la mano en un viaje a través de diversas familias que conforman pequeños pueblos alejados de lo que denominamos como civilización.

De esta manera, conocemos Marruecos, India, Chile, México, Perú, Mongolia, Estados Unidos, Islandia y Nambu, lugares que muestran una cara un tanto distinta sobre la filmografía de Everardo González, quien en esta ocasión se aleja un poco de México y Latinoamérica en general (aún cuando hace una pequeña parada en estos lugares), para expandir su visión alrededor del mundo.

 

Este giro para el documentalista por momentos es notable, ya que cuando se trata de países que previamente han sido mostrados en la pantalla grande a través de los ojos del director (como obviamente lo es el caso de México), se nota cierta libertad y comodidad por parte de Everardo, quien se sabe conocedor del terreno, mientras que en lugares alejados de sus raíces, como Nambu o Marruecos resulta evidente la deficiencia en su capacidad de desenvolverse.

 

Lo que resulta curioso, es que lejos de ser una traba en el proyecto final del director, esto último visibiliza la barrera que representa no solo el idioma, sino la cultura, las creencias y los estados socioeconómicos. Porque  el producto final resulta muy íntimo, pero no lo es porque conozcamos a profundidad al cineasta, sino porque los cuestionamientos que plantea por medio de las preguntas que lanza, saca a flote respuestas que invitan a la pronta reflexión.

 

Incógnitas tan aparentemente sencillas como «¿Cuántos años tienes?», desencadenan una serie de preguntas y respuestas que nos golpean con una cachetada de realidad que rápidamente utilizamos para medir nuestro estilo de vida en comparación a la que vemos en pantalla.

 

Así es como el documentalista busca exponer las distintas realidades que se viven a lo largo del globo, tratando de brindar un foco a esas pequeñas comunidades que parecen olvidadas por la sociedad, y alejándose de aquellos justicieros sociales que señalan a los peces gordos que manejan el poder en los países. Esto le brinda al documental una perspectiva humana que no busca victimizar a los miembros de las diversas comunidades, sino que busca acercarnos de manera honesta a ellos, mostrando no solo la parte difícil de sus vidas.

 

Yermo de Everardo González resulta un interesante documental con propuestas silenciosas que por medio de una visión simple pero acertada, entrega un mensaje contundente que acompaña al público una vez terminado el filme, floreciendo ideales empáticos en mentes con un aparente terreno yermo.o

También te podría gustar...