Paco Ignacio Taibo II presentó la colección 21 para el 21

Paco Ignacio Taibo II, director general del Fondo de Cultura Económica (FCE), presentó la colección «21 para el 21» que, como su nombre lo indica, comprende 21 títulos, que fueron editados por el FCE con el auspicio del Gobierno Federal, con recursos provenientes del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (INDEP). Los libros serán distribuidos en toda la república entre comunidades vulnerables y con difícil acceso a los beneficios de la literatura.

Cabe señalar que cada uno de los 21 títulos consta de un tiraje de 100 mil ejemplares, para un total de 2 millones 100 mil volúmenes, que fueron seleccionados por un comité editorial, con miras a ofrecer una variedad representativa de las letras mexicanas de grandes plumas femeninas y masculinas, y forman parte de la conmemoración por los 500 años de la caída de Tenochtitlan y el bicentenario de la consumación de la Independencia de México.

Entre los títulos de que consta la colección «21 para el 21» se cuentan Canek, de Ermilo Abreu Gómez, donde se narra la historia del antiguo héroe maya que, en 1761, dirigió una sublevación contra los españoles en el poblado yucateco de Cisteil. En tanto que Noticias biográficas de insurgentes apodados, de Elías Amador, rescata a los miles de participantes anónimos en la guerra de Independencia.

En Río subterráneo, de Inés Arredondo, la autora reúne doce cuentos que fluyen con una escritura precisa y exploran las zonas ocultas de la mente y del comportamiento humano. Por su parte, Tiempo de ladrones. La historia de Chucho El Roto, de Emilio Carballido, relata las huidas de la cárcel, los enredos de amores y otras peripecias de este  personaje legendario, mientras que Muerte en el bosque, de Amparo Dávila, es una antología de cuentos que conjunta capítulos ensordecedores en la vida de los personajes que habitan sus páginas.

Por su parte, el texto de Guadalupe Dueñas, Tiene la noche un árbol, oculta en los veinticinco cuentos que contiene, una oscuridad a veces evidente y otras, labrada. Asimismo, Temóchic, de Heriberto Frías, reconstruye el enfrentamiento aguerrido de los pobladores de Temóchic contra el régimen porfirista, en defensa de su libertad religiosa y política,  desde la mirada del subteniente Miguel Mercado.

Y Matarazo no llamó, de Elena Garro, habla de la vida de Eugenio Yáñez, quien se ve atrapado en un sórdido mundo, que lo lleva a un incierto y oscuro destino. En tanto, Pueblo en vilo, de Luis González y González, inaugura una forma de contar la historia, que el autor bautizó como microhistoria, a través del relato de la vida en San José de Gracia, un pueblo michoacano.

La sombra del caudillo, de Martín Luis Guzmán, enfrenta uno de los crímenes de Estado más terribles en la etapa post revolucionaria, señalando directamente a los presidentes Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles. Y, en otro ángulo de la literatura, Apocalipstick, de Carlos Monsiváis, engloba 35 crónicas sobre la Ciudad de México y su paso en el tiempo, que retratan desde la cultura de las élites de la urbe hasta su cultura de cantinas, pulquerías y cabarets.

En El laberinto de la soledad, el Nobel mexicano Octavio Paz describe un retrato detallado donde convergen el culto a la muerte, la soledad universal y los orígenes de la identidad social del mexicano, mientras que las páginas de Paseo de la Reforma, de Elena Poniatowska, recogen las costumbres nacionales y, al mismo tiempo, la unión de mundos totalmente distintos: el aristocrático, la clase explotada y los movimientos sociales.

El volumen Crónicas de amor, de historia y de guerra, de Guillermo Prieto, incluye catorce breves ensayos que van de las costumbres a las batallas, pasando por el amor, en tanto que El libro rojo de la Independencia, de Vicente Riva Palacio y Manuel Payno, congrega una serie de ensayos que ofrecen la oportunidad conocer las hazañas y los sacrificios de personalidades como Hidalgo, Allende, Morelos y Guerrero, entre otros, que ayudarán a los lectores a comprender su participación en la construcción de una nueva nación independiente.

La lírica, como elemento infaltable de esta colección, está representada por la Antología de poesía mexicana del siglo XIX, de Edith Negrín Muñoz, que recopila una muestra significativa de la producción poética de 31 autores, mientras que en otra línea de las letras, José C. Valdés, en su Breve historia de la guerra con los Estados Unidos, eleva la narración más allá del simple reporte de hechos, al dotarla de análisis y balance.

Luis Villoro se hace presente en esta colección, con su libro La revolución de independencia, donde busca explicar la estructura y los bandos ideológicos que sostuvieron y encauzaron el movimiento independentista de México y, por último, Josefina Vicens, en El libro vacío, atrapa al lector con una prosa intensa que muestra en su esplendor el diálogo interno, la reflexión profunda sobre la escritura, el deseo y las limitaciones de una persona cualquiera.

Durante la presentación, el titular del FCE dio a conocer los pormenores de la colección, que se distribuirá en Salas de Lectura, Universidades indígenas, Normales, redes de bibliotecas y localidades como Chicoloapan, Ecatepec, Mocorito, Tixtla, Apatzingán y el Sistema Carcelario, entre otros puntos del país.

La colección «21 para el 21» abonará a acortar la brecha que ha marginado a muchas comunidades que han estado alejadas de la lectura y contribuirá a fortalecer la cultura nacional entre quienes reciban los libros, cuya distribución será totalmente gratuita.

También te podría gustar...