El trapero mexicano ASIS nos demuestra sus “21 gramos” de sacrificio en su video musical

Spread the love

La promesa del trap mexicano ASIS lanzó el video oficial de su material titulado “21 gramos” a través de la plataforma YouTube. Este video musical fue lanzado el pasado 18 de noviembre y a tan solo pocos días de su estreno, “21 gramos” está generando una ola de elogios y vibras positivas de parte de sus seguidores.

El trapero mexicano, mejor conocido como ASIS y llamado por muchos el “Demonio de la Jb Familia”, propone un nuevo estilo y se posiciona como una de las referencias más importantes de la nueva escuela en la escena mexicana.

Así lo demuestra con su tema musical “21 gramos”, una participación de varios artistas de alto nivel musical, además, de múltiples ritmos y versatilidad sobre cualquier beat. De esta manera, ASIS demuestra porque lo llaman el “Demonio”.

“21 gramos” es un tema íntimo y está basado en las experiencias y obstáculos a los que ASIS se ha enfrentado en su vida. De acuerdo al trapero mexicano, este tema demuestra “las difíciles situaciones que he vivido. A veces, las personas sentimos que no hay salida y uno tiene que vender su alma porque no le queda de otra”, explica ASIS.

Sin embargo, el tema se trata de una metáfora sobre el esfuerzo y el sacrificio: “vender tu alma significa el gran trabajo que debes realizar para superar las adversidades. No, precisamente, a un ritual satánico. Y es que, cuando uno se ha trazado como meta un objetivo, debe aferrarse a toda costa para conseguir el éxito. Debemos sacrificarnos, aunque el camino sea difícil porque, al final, la constancia y el esfuerzo son tus mejores aliados”agrega el trapero mexicano. 

Finalmente, “21 gramos” es un video que muestra distintas etapas del ser humano y su voluntad para superar los obstáculos. De esta manera, a través del vídeo veremos dos fases determinantes que marcaron la vida de ASISla primera de ellas, caracterizada por “la incertidumbre y el desasosiego al enfrentarse a una situación difícil y la otra, cuando llega la calma después del sacrificio”, concluye ASIS.