Monstruosidad humana en la cinta “El Callejón de las Almas Perdidas” de Guillermo del Toro

Existe una verdad histórica acerca de que el ser humano es el verdadero enemigo de la vida y de todo lo que proviene de ella. Este ser ha sido creador y destructor de muchas cosas que existen y han existido en la faz del planeta Tierra. Con base a esto, muchas sociedades han llegado a la conclusión de que el ser humano es un monstruo.

En la actualidad se puede escuchar a muchas personas decir “Témele a los vivos y no a los muertos”, y algo de verdad existe dentro de esa idea, por no decir que es totalmente verdadero, pues se puede esperar cosas abominables de una persona de carne y hueso más que de algún ser denominado como monstruo. Esos seres grandes, con cuernos, con colmillos y con muchas otras características que cruzan por la mente al pensar en la palabra monstruo.

Sobre ese mismo pensamiento, en la cinta “El Callejón de las Almas Perdidas”, del reconocido director Guillermo del Toro, se construye de manera cinematográfica la forma en la cual un hombre se convierte en un monstruo sin necesidad de recurrir a imágenes explícitas o de un ser grotesco en pantalla en lo que a un ser así respecta.

“El Callejón de las Almas Perdidas”, es la nueva producción en la filmografía de Guillermo del Toro y se basa la novela escrita por William Lindsay Gresham en 1946. Y es a su vez la segunda adaptación para cine desde 1947 cuando bajo la dirección de Edmund Goulding llegó a la pantalla grande.

El filme muestra la historia de Stan (Bradley Cooper), un hombre vagabundo que encuentra en una feria ambulante la oportunidad de mejorar su calidad de vida, al descubrir que por medio de la manipulación mental puede obtener grandes beneficios. Sin embargo, la ambición y el deseo de querer más poder lo llevarán a situaciones delicadas y peligrosas.

Guillermo del Toro siempre se ha caracterizado por una profunda influencia con todo lo relacionado a los monstruos, algo que quedó claro con la publicación del libro “En Casa con mis Monstruos”, en donde explica su proceso creativo para la realización de estos seres en producciones cinematográficas.

Sobre esa misma línea, Guillermo reformula la manera de presentar al ser humano como monstruo mediante las decisiones y acciones que toma el personaje de Stan a lo largo de la cinta, cada una de éstas acerca al personaje a convertirse en una especie de villano pero sin perder su humanidad.

El actor Bradley Cooper hace una excelente interpretación de un hombre con sed de poder y reconocimiento sin la necesidad de ser 100% malo, porque en realidad no es el villano de la historia, más bien su ambición es su propio enemigo por decirlo de alguna manera. La actuación de Cooper no se podría destacar de tal manera sin señalar las actuaciones de todo el reparto integrado por Toni Collette, Willem Dafoe, Richard Jenkins, Rooney Mara, Ron Perlman, Mary Steenburgen, David Strathairn y Cate Blanchett.

Sin duda cada uno de los personajes aporta y suma solidez al mundo que rodea a Stan, no obstante, la magia que crean en pantalla Blanchett y Cooper es sin duda un gran acierto para la cinta, pues crean una especie de complicidad “maligna” en donde el espectador en realidad no sabe quien va a dar el primer golpe, saben que existe una barrera que los hace diferentes pero no se logra dilucidar quien es mejor que el otro y por lo tanto presta atención.

El diseño de producción que se ha creado para la película es alucinante, inspirado casi en su totalidad en el cine noir de los años 50´s debido a esos tintes de oscuridad nocturna, juegos de luces, humo de tabaco, crimen, entre muchas cosas más, algo que no es de extrañarse debido a que Guillermo del Toro es un gran fanático de este tipo de cine. Cada símbolo dentro de la película suma a la historia, como algunos colores, cosas como el alcohol, las mujeres, entre otras cosas, cada detalle está hilado de una manera bastante cuidadosa para crear una especie de «pesadilla» para Stan según las palabras de Guillermo.

Probablemente aun quedan por decirse muchas cosas más de la cinta, que seguramente saldrán pronto a la luz, por lo tanto esta película invita a que la descubras por ti mismo, a que la analices desde tu propia perspectiva, desde lo que es un monstruo para ti, de lo que es correcto e incorrecto en tu vida y sobre todo si eres un gran fan del cineasta Memito del Toro.