Más allá del Fintech: Startups mexicanas de distintas industrias se abren paso en su camino por consolidarse como ‘unicornios’

América Latina atraviesa por un nuevo boom, pero esta vez no es literario, sino de startups: de octubre del 2020 a la fecha, ocho compañías mexicanas se han convertido en ‘unicornios’, es decir, que han superado la valuación de los mil millones de dólares. A este ritmo es bastante probable que veamos surgir más en nuevas y diversas industrias.

De acuerdo con ALLVP, actualmente existen cerca de 100 empresas latinoamericanas a punto de convertirse en unicornios (“soonicorns”), de las cuales, el 30% han sido fundadas en México. La acelerada digitalización de diversos sectores en el último par de años ha impulsado a más startups a crecer, diversificarse y entregar propuestas de valor a empresas y consumidores, surgiendo así cada vez más unicornios.

América Latina hoy es un lugar sumamente atractivo para emprendedores e inversionistas; la apertura hacia nuevas tecnologías en mercados de distintos países está haciendo surgir nuevos emprendimientos capaces de resolver más problemas y satisfacer nuevas necesidades”, señala Nico Barawid, CEO y cofundador de Casaistartup latinoamericana de hospitalidad fundada en México que ofrece sofisticadas estadías con amenidades de hotel en zonas exclusivas de México y Brasil.

La transformación digital en la región también está atrayendo a los grandes capitales de  riesgo: en agosto pasado, Andressen Horowitz, firma detrás de más de 300 empresas, anunció un nuevo fondo (Fund VII) por $400 millones de dólares para ser invertidos en rondas Seed a nivel global, incluyendo LATAM, que van desde las fintech hasta los servicios empresariales y de consumo, y que a su vez cuentan con el potencial de superar la valuación de los mil millones de dólares. La compañía ha descrito a la región como un “mercado increíblemente grande para crear mejores productos y distribuirlos a una gran cantidad de nuevos clientes”.

Story image

Más sectores digitalizados, más unicornios

Las oportunidades de las startups mexicanas para consolidarse como los próximos unicornios hoy son más tangibles que nunca: la penetración digital en diversos servicios está sanando huecos que las compañías “tradicionales” no han podido. El ejemplo más claro está en la inclusión financiera, pues según el balance de ALLVP, la gran mayoría de los “soonicorns” (el 40%), pertenecen al sector Fintech.

Por otro lado, más compañías emergentes están revolucionando otros sectores clave y de crítica importancia para el desarrollo de la región como el turismo. Hasta ahora, Casai es la principal apuesta de Andreessen Horowitz enfocada en hospitalidad en Latam: en 2020, la firma inversora lideró un levantamiento de capital serie A por $53 millones de dólares, la cifra más alta obtenida por una startup mexicana y una de las más grandes de América Latina hasta la fecha.

La vasta oferta turística y cultural de la región, así como la llegada de viajeros, profesionales y emprendedores a México y Brasil que demandan servicios personalizados de alojamiento, son los otros factores que están impulsando a esta startup para superar la barrera de los mil millones: en medio de la crisis turística, la ocupación promedio en sus unidades fue del 90%.

A través de un enfoque tecnológico diseñado alrededor de la experiencia humana, ofrecemos un servicio que nos distingue de jugadores tradicionales como hoteles y otras plataformas de renta de departamentos vacacionales. A partir de ello creamos un concepto único basado en la nueva realidad del turismo, los viajes y la hospitalidad para la región”, añade Barawid.

Story image

Mientras que el turismo registró una caída en su PIB del 46%, Casai logró un crecimiento anual del 340% en cuanto al valor bruto de reserva el noviembre pasado, demostrando el enorme potencial que tienen las tecnologías digitales para recuperar este segmento que es indispensable para el desarrollo económico del país.

La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (WTO por sus siglas en inglés), ha señalado que una mayor integración tecnológica en el sector será clave para innovar, crear y recuperar los empleos perdidos. En este sentido, el papel de las startups será más que fundamental.

El gran momento que hoy vive el emprendimiento en México y el resto de América Latina, sin duda es muestra de la innovación que nuevos jugadores pueden aportar a todo tipo de industrias. Por tanto, es de esperarse que en 2022 veamos a cada vez más compañías del país superar “la barrera de los mil millones de dólares y convertirse en unicornios”.