El Prófugo, un filme catártico

Spread the love

Inés es una cantante Soprano que trabaja doblando películas japonesas, ella y su recien iniciado  deciden irse de vacaciones para poder conocerse mejor, Inés parece tener miedo del vuelo en avión por lo que su novio le regala una pastilla, a medio vuelo tiene una pesadilla, su novio cree que tenía un sueño erótico con alguien que no era él, de pronto comienza a obsesionarse por eso hasta tener un ataque de celos en el hotel donde se hospedan, Inés temerosa se encierra en el baño, dentro del baño puede escuchar como su novio comienza a revolver la habitación violentamente, de pronto los ruidos cesan, Inés sale de la habitación vacía, lentamente se asoma por el balcón y al bajar la mirada ve a su novio muerto en la alberca pues se ha aventado desde el piso en el que se encuentran.

Después de ese suceso tan traumático Inés comienza a desarrollar una psicosis por los recuerdos de su novio, al mismo tiempo que empieza a tener visiones y a confundirse entre la realidad y la ficción además de comenzar a perder la voz sin una razón aparente.

Natalia Meta nos regala en esta obra una gran película sobre la muerte, el amor, la psicosis, la farmacodependencia y la locura. Dirigida y fotografiada con gran maestría con planos que te hacen sentir la desesperación de Inés, la edición y el diseño sonoro están increíblemente montados para el ritmo que nos plantea la cinta, desde mantenerte expectante con escenas en las que se alarga el tiempo o en los momentos cumbre de las mismas.

Una de las mayores virtudes de la película es lograr entrar en tu mente para confundirla al estar jugando entre la realidad y la fantasía/pesadilla de Inés, mientras intenta resolver el problema de la voz. Todos los personajes secundarios hacen un papel perfecto complementando la atmósfera creada. La cinta tiene un final increíble pero ya no spoilearé más.

El filme ha cosechados éxitos como lo son el el premio en el Festival de Berlín en la Sección oficial largometrajes a concurso y en el Festival de La Habana, ganando el premio en la Selección oficial de largometrajes a concurso.

Sin duda una película que vale la pena ver si es que te gusta el terror psicológico, el drama el surrealismo y actuaciones profundas y catárticas.