Niños registran ‘crisis de ansiedad y alimentación’

Spread the love

La pandemia ha desatado un cambio significativo en las familias y los niños están en medio de la crisis, impactando todo su entorno con un estado de ansiedad, incluída la alimentación, y por lo tanto, su desarrollo y crecimiento, alertaron voceros de Sanulac Nutrición México.

Durante el seminario virtual «emociones y alimentación durante la niñez», María Amelia Aguilar (logoterapeuta), advirtió que se están registrando señales de alerta peligrosas para el bienestar social como son: cambio de humor, irritación, desinterés, violencia, falta de apetito, sueño y enfermedades constantes.

“Estamos ante un escenario crítico en el que los padres deben poner atención y detectar los problemas que presentan sus hijos, para atenderlos y corregirlos. Más del 60% de los niños presentan ansiedad.

“Las familias se desestructuran, porque los roles cambiaron; hoy en día los papás están buscando tomar el mando. Deben poner límites a sus hijos para lograr un equilibrio”, añadió la especialista.

Benjamín Suárez Negroe, experto en salud pública, mencionó que la alimentación de los niños, de dos años en adelante, requiere ir cambiando en el tiempo con vitaminas y proteínas adecuadas.

“Cada vez es más frecuente que haya problemas (en las familias) por el tipo de alimentación; se debe orientar a los padres para que los alimentos sean los adecuados y no altos calorías (azúcares añadidos) sobre todo en bebidas.

“México tiene el primer lugar en obesidad infantil y segundo en adultos; la obesidad y sobrepeso infantil es la base para desarrollar problemas metabólicos en el futuro, incluso en etapas tempranas con diabetes”, alertó.

Y remató: “en el país tenemos 10% de los niños con sobrepeso, menores de cinco años, lo cual es alarmante; los infantes deben acceder a alimentos con las proteínas adecuadas. Siempre debemos considerar que lo más natural es lo adecuado y la cantidad”.

Desde su punto de vista, la alimentación en los primeros años de vida no se debe tomar a la ligera, porque los va a marcar por el resto de su vida.

En su oportunidad, el psicólogo David Carreón, afirmó que la alimentación juega un papel clave para la estabilidad emocional de los niños. De ahí la importancia de verificar la calidad de los productos, como son las fórmulas, que les ayuden a crecer en el tiempo.

“Entre la semana ocho o 10, el bebé ya puede conectar con la mamá; si la madre tiene un estado psíquico bueno, es una cualidad suficiente para alimentar y nutrir a su hijo”, añadió.

También te podría gustar...