Claves para cuidar la salud de tus encías: expertos

Una de las principales afecciones de la salud bucodental es la gingivitis, que es una forma frecuente y leve de enfermedad de las encías que causa irritación, enrojecimiento e inflamación de la parte de las encías que rodea la periferia de los dientes. Si no es atendida oportunamente, la gingivitis puede ocasionar el desarollo de periodontitis, que es una grave infección de las encías que daña el tejido blando y que, sin tratamiento, puede destruir el hueso que sostiene a los dientes.

Los malos hábitos de la higiene y cuidado bucal son la principal causa de la gingivitis, así lo explica el cirujano maxilo-facial (CMF) Juan Paz García, asesor de Esteripharma en el área odontológica: “La gingivitis tiene un origen multifactorial, como la presencia de caries y dientes mal alineados, ingesta frecuente de azúcares, mala alimentación, tabaquismo, comorbilidades como la diabetes, cambios hormonales, factores genéticos, entre otros, sin embargo, la higiene bucal deficiente es la principal”.

Cuando las encías están sanas son rosadas uniformemente, su textura es firme y están bien colocadas alrededor de la dentadura. Si sentimos que están inflamadas o sensibles, notamos un color enrojecido o morado, sangran fácilmente con el cepillado o al tocarlas, e incluso, presentamos mal aliento, quiere decir que la flora normal de la boca está alterada y se está presentando la gingivitis, por lo que es necesario atenderla para que no evolucione a periodontitis, la cual compromete la permanencia de los dientes en la boca.

Ya sea de manera localizada (sobre algunas piezas dentales) o generalizada (toda la dentadura), utilizar antisépticos como las soluciones electrolizadas de superoxidación con pH neutro, llamadas SES, será de gran ayuda como parte del tratamiento integral de la gingivitis y la periodontitis, recomendadas para la rehabilitación de la salud bucal, limitación del daño y la protección específica.

“Al sumar en nuestros hábitos de higiene bucodental antisépticos de amplio espectro y adecuados para los tejidos orales como las SES, además de prevenir infecciones, disminuimos la carga microbiana patógena. Son un auxiliar ideal para ser utilizadas diariamente y por tiempo prolongado, ya que no generan resistencia bacteriana, no manchan los dientes, no son tóxicas y mimetizan la protección natural que brinda la saliva”, agrega Paz García.

¿Cómo prevenir el desarrollo de gingivitis y/o periodontitis? ¿Qué hacer si ya presentamos síntomas? Ante cualquiera de estos escenarios, el CMF Juan Paz García extiende las siguientes recomendaciones para cuidar nuestras encías:

  • Cepillar los dientes, mínimo 2 veces al día, bajo una técnica correcta, de preferencia con un cepillo de cerdas de textura intermedia, puntas redondeadas y pulidas, el cual debe ser reemplazado por uno nuevo cada 3 meses (4 como máximo).
  • Usar hilo dental diariamente, con gentileza para no cortarse con él. Asegurarse de que no quede ningún residuo de comida entre los dientes.
  • Utilizar soluciones y geles a base de SES con pH neutro para disminuir efectivamente la presencia de microbios patógenos.
  • Procurar una alimentación saludable y balanceada, asesorada por profesionales de la salud (sobre todo si se vive con diabetes, es fundamental el control de los azúcares).
  • Acudir de manera periódica al dentista para monitoreo de la salud bucal.

“La salud de las encías es muy importante en el bienestar de la salud bucodental general, sobre todo porque son el revestimiento, sujeción y protección de nuestros dientes. Es preciso tomar acción desde el primer signo o síntoma y no esperar a que se convierta en algo más grave. Así, es más probable que se pueda contener y revertir el daño”, puntualiza Paz García.

También te podría gustar...