«El hoyo en la cerca», la crueldad de crecer en una sociedad enferma

Este 9 de junio llega a salas de cine la película “El Hoyo en la Cerca” del director Joaquín del Paso, un filme que muestra un esbozo que representa de manera general a la población mexicana en cuanto a clases sociales y en el cómo se relacionan entre sí como una sociedad en conjunto dentro de un mismo contexto.

La historia trata de un grupo de jóvenes de clase alta, hijos de la élite de México, quienes son llevados a un campamento exclusivo en donde reciben entrenamiento físico, moral y religioso para poder convertirse en la futura élite del futuro. Un lugar que asemeja un tipo de monasterio que se localiza en medio de un pueblo indígena.

En el lugar, los niños aprenden a despreciar y dominar a las clases bajas, a los pobres y menospreciados, esto mediante la manipulación y el control de sus profesores quienes utilizan herramientas psicológicas para enseñar a los jóvenes las peores prácticas racistas y clasistas.

Sin embargo, un niño becado de origen humilde será la piedra angular para desatar una serie de infortunios dentro del grupo de niños, en donde conviven y se relacionan diversos ideales y costumbres que son una bomba de tiempo para el bienestar de la orden.

La cinta recrea tan solo una muestra de lo que es la sociedad mexicana mediante diversas alegorías que representan a un sector de la población, pero también a diferentes medios que influyen en el rumbo de la sociedad, como puede ser un extranjero o la religión.

Dentro del desarrollo de la historia, la religión juega un papel fundamental en el desarrollo y entrenamiento del grupo de jóvenes, pues es la pieza en la que los profesores de la futura élite basan sus decisiones y acciones para poder manipular lo que sucede dentro de su exclusiva orden.

Como suele pasar en muchos momentos históricos de una sociedad, la manipulación de las masas mediante el miedo es de suma importancia para garantizar el control. En este caso, los profesores inyectan en la mente de los jovencitos el temor hacia lo desconocido, el temor a ser atacados por “alguien”, que no se refiere a otra cosa sino a los indígenas, a los pobres. Les enseñan a temerles y por ende ellos tienen que defenderse para proteger su “vida”.

Sin embargo, la cinta también muestra una fisura dentro de su protegido y exclusivo clan, una que se muestra de manera alegórica como un hoyo en la cerca, el cual permite entrar o salir de la orden sin que nadie se pueda percatar, no obstante, eso no es impedimento y la película muestra los límites a los que están dispuestos a llegar para proteger a los suyos.

La tensión a lo que puede ocurrir en la historia se mantiene constante. El miedo, el suspenso, las ideologías y las creencias se relacionan mientras avanza la película y cada vez se intensifican más y llegan a su pico máximo casi al final, en donde no hay un final, solo una conclusión y una reflexión profunda acerca de lo que estamos haciendo como sociedad y como estamos aportando para hacerla mejor o peor.