CONCLUYE LA PRIMERA EDICIÓN DEL FESTIVAL PAAX GNP

Con 5 estrenos mundiales, conciertos clásicos, una gala de ballet y 5 espectáculos nocturnos, además de una serie de charlas y otras actividades, el Festival cierra exitosamente y se enfila a convertirse en un infaltable para los amantes de la música orquestal y las artes escénicas. 

La directora Alondra de la Parra, la mente maestra detrás de este innovador concepto, se mostró feliz de haber podido realizar este sueño de la mano de su patrocinador, GNP.

El día de cierre inició con la cantante Buika en un PAAX Talk que conmovió hasta las lágrimas a los asistentes, pues contó el arduo trabajo que ha tenido que realizar a lo largo de los años, así como las dificultades que ha sorteado para lograr posicionarse como una de las voces más impactantes de su género. “Yo sabía reinar como todas las mujeres, pero ahora aprendí a gobernar” dijo la cantante.

Más tarde, se llevó a cabo el último concierto orquestal en el que los solistas Gili Schwarzman (flauta), Felix Klieser (corno) y Edicson Ruíz (contrabajo), dieron muestra del virtuosismo que los ha colocado entre los mejores del mundo; sería casi imposible tenerlos juntos en un mismo escenario fuera de este festival.

Después, Alondra invitó al escenario a Buika, con quien recientemente realizó la grabación del disco OLÉ MÉXICO GNP, en el que también participan Lila Downs y Pitingo, con una producción de Mane de la Parra. La cantante impactó con su inigualable voz al interpretar No, del maestro Armando Manzanero, que forma parte de este disco.

Para cerrar este concierto, Alondra de la Parra habló de una parte vital de este Festival PAAX GNP: el programa Armonía Social, inspirado en el sistema venezolano, para que los niños de la región tengan acceso a educación musical. 

“Un niño que toca en una orquesta es un niño que aprende disciplina, trabajo en equipo, respeto, sabe abstraer, sabe de generosidad porque le está regalando al público y a sus colegas todo su esfuerzo. Es un niño que sabe que el trabajo individual nunca será tan fuerte como el trabajo colectivo. ¿Se imaginan un país en el que todos los niños mexicanos tuvieran música en su educación?”.

La directora aprovechó para ovacionar a todos los músicos venezolanos que forman parte de La Orquesta Imposible y que fueron parte de “El Sistema”, evidenciando la calidad de músicos que un programa de este tipo puede generar en nuestro país. 

Así, se presentó la primera generación de Armonía Social, con los niños y jóvenes músicos tocando a lado de los grandes maestros dos piezas fundamentales de la música mexicana, El Huapango de Moncayo y el Danzón No. 2, de Márquez.

El violinista venezolano Moisés Medina, quién estuvo a cargo de este proyecto, compartió qué “Es un sueño que se materializó por fin gracias a la labor de la Maestra Alondra de la Parra, de grupo GNP, de todos los papás y los maestros que nos acompañaron a lo largo de estos dos meses en la preparación”.

Sobre la elección de los niños de entre 6 y 16 años originarios de Quintana Roo y alrededores, el Maestro Molina agregó que “Hicimos una convocatoria por internet con los maestros de cada localidad para integrar esta primera agrupación. Se inscribieron alrededor de 30 o 40 niños y por ahora quedaron 16 que fueron los más avanzados, pero la idea no es seleccionar, la idea es que todos participen y el año que viene estoy seguro de que no vamos a tener quince, sino que vamos a tener sesenta, setenta y Armonía Social va a tener su propia orquesta”.

El público ovacionó a estos jóvenes que se mostraron felices por la experiencia y que seguirán trabajando durante todo el año para regresar a este escenario en la siguiente edición.

Finalmente, la noche llegó y como todas las anteriores, se disfrutó de un Dark Side espectacular.  Leo Rondón, curador de los eventos nocturnos del festival, mencionó que “Ha sido una semana de muchísimo trabajo, pero se hace mucho más fácil cuando se trabaja con un equipo como el que tenemos. Todo ha sido magnífico y ha sido motivante porque hay tanta excelencia. El “Lado Oscuro” se hizo un poquito más claro”.

Buika empezó su presentación con un ambiente muy bohemio para poco a poco ir llenando el Foro con ritmos africanos y latinos, logrando una conexión inmediata con los presentes. Entre muchas otras canciones, Buika interpretó clásicos del repertorio mexicano como Piensa en mí de Agustín Lara, así como Vámonos y Las Ciudades de José Alfredo Jiménez. La cantante incluso dedicó una canción a los periodistas.

“Le voy a dedicar este tema a todos los hermanos y hermanas del mundo del periodismo, porque buscan la justicia y la verdad y son capaces de llegar tan lejos para que nosotros no seamos tomados como unos tristes ignorantes, para que sepamos, para que conozcamos la verdad y la historia de nuestras vidas y nuestras sociedades”.

Antes de concluir el recital, Alondra subió al escenario con la cantante para agradecer su participación en el Festival, pero también para interpretar una pieza inédita Vivir es increíble, que fue compuesta para GNP Seguros por Alondra, Buika y con letra de Luisa Reyes Retana, lo que puso a la directora al piano junto con la última aparición de La Orquesta Imposible para acompañarlas y cerrar con broche de oro la primera edición de Festival PAAX GNP.

Alondra de la Parra concluyó este festival agradeciendo a todos los músicos que se dieron cita en la Riviera Maya para compartir su talento con el público mexicano. 

“Gracias por toda la hermosa música que nos han regalado en cada presentación, por todo el amor que nos dieron. A los 100 artistas que trajimos al Festival PAAX GNP, gracias a todos por estar aquí y esperamos que nos podamos ver el próximo año”.

Así terminó la primera edición del Festival PAAX GNP, con un programa único en su tipo y con el reto de hacer uno aún mejor para la siguiente edición.