“Thor: Amor y Trueno”, Natalie Portman al rescate de la saga

“Thor: Amor y Trueno”, la nueva cinta de Marvel-Disney, llega hoy a las pantallas grandes de la Ciudad de México, bajo la dirección de Taika Waititi y los protagónicos de Chris Hemsworth (“Thor”), Natalie Portman (“Jane”) y Christian Bale (“Gorr”). Como sucedió con la entrega anterior de “Thor”, “Ragnarok” (2017), la trama está impregnada de comedia, acción y una dosis de drama que, sin embargo, son elementos insuficientes para sostener la cuarta entrega fílmica del dios del trueno. Hemsworth como “Thor” luce un tanto desgastado, sin nuevos matices que pueda brindarle al personaje o algún elemento histriónico que lo devuelva a la seriedad de los primeros dos filmes.

 

Para muchos críticos de cine, Waititi dio al traste con el dios nórdico desde la pasada entrega tornándolo en este bufón, en un “whitetrash” jocoso. Para los fans y la taquilla, Taika dio en el clavo, encumbrando a “Thor” como un producto de alto entretenimiento familiar. Sea cual fuera el caso, para “Thor: Amor y Trueno” se siente una mayor simplicidad en su historia, aderezada por una vivaz paleta de colores y rolas de Guns and Roses, que provocan la nostalgia de algunos y el deseo de otros por conocer más de la década de los ochenta, ya que además, el vestuario de “civil” de “Thor” es un homenaje a personajes como “Jack Burton” (Kurt Russell) de “Rescate en el barrio chino” (John Carpenter, 1986).

 

Como lo revela el tráiler, Portman es la heredera del poderoso martillo de “Thor”, la digna sucesora, tan digna o más que el “Capitán América”, quien logra portar el mazo en “Avengers: Endgame”. Ahora, “Jane Foster” (Portman) vuelve a la mitología de la franquicia para reencontrarse con “Odinson”, su viejo amor, tratando de reconectar, no sólo como pareja, también como un dúo súper-heroico, que enfrentará a “Gorr”, el asesino de dioses, encarnado con singular maestría por el ex “Batman”, Christian Bale. Si bien la saga del dios del trueno ha gozado de la intervención de actores como Anthony Hopkins, Cate Blanchett o Stellan Skarsgard, estos terminan opacados por Hemsworth, no porque sea mejor histrión, sino porque prácticamente, a lo largo de las cuatro películas, éste aparece en casi todas las escenas, y como sucedió en “Ragnarok”, sometidos al régimen chusco de Waititi.

 

Sin embargo, en esta entrega, basada ligeramente en el arco del cómic de Jason Aaron, Waititi quiso tocar un tema sensible, el cáncer, con resultados ambiguos, un tanto frívolos, justo como fue criticado por “Jojo Rabbit”, cinta en la que el realizador neozelandés aligeró el tono del nazismo. Taika no logra cuajar la temática de este padecimiento que sufre “Jane”, reduciéndolo a unas cuantas escenas sin mayor impacto visual o narrativo. Para una actriz de la talla de Natalie Portman, ejecutar un personaje del cómic resultó por demás un juego, pero lo hizo de manera tan excelsa que supera con creces a las otras heroínas de Marvel, desde “Capitana Marvel” (Brie Larson), pasando por la difunta “Black Widow” (Scarlett Johansson) hasta la otra difunta “Gamora” (Zoe Saldana), dando esperanza a Marvel-Disney de hallar a su propia “Wonder Woman”, pero… tendrás que ver la película para conocer el futuro de la “Poderosa Thor”.