Vacaciones seguras, tratamiento de heridas y quemaduras en casa

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud del Gobierno de México, durante los periodos vacacionales los accidentes aumentan entre un 15 y 20%.1 Entre ellos se encuentran con frecuencia lesiones por heridas agudas y quemaduras en distintos grados de gravedad, por lo que siempre la primera recomendación será la prevención.

Las heridas agudas se caracterizan por aparecer de un momento a otro, son generadas por un agente traumático externo, son de corta evolución y se curan por completo después de determinado tiempo (mientras más leve sea la lesión, más rápida será su restauración). Las quemaduras implican daño en los tejidos afectados que pueden ser poducidos por distintas fuentes de calor, como el fuego, líquidos hirviendo u objetos muy calientes, sobreexposición al sol y otro tipo de radiaciones; además de contacto con algunos químicos, e incluso, la electricidad.

El Dr. Conrado Polanco Ortíz, gerente médico de Esteripharma y especialista en el tratamiento de heridas, comenta: “Aunque los accidentes en el hogar pueden ocurrir en cualquier momento, las vacaciones siempre se prestan a que aumenten en frecuencia, sobre todo si hay niños o adultos mayores que requieren más atención o cuidados. Una de las áreas de la casa más peligrosas para que ocurran heridas y quemaduras es la cocina, por lo que hay poner especial vigilancia a las actividades que ocurren ahí, sin dejar de lado el resto de las habitaciones”.

Asegura que, para determinar el curso a seguir ante una lesión así siempre será lo más responsable acudir con un médico a una evaluación integral de la situación y establecer el mejor tratamiento para curarla. Dependiendo de la gravedad de la lesión, puede ser necesaria atención de emergencia hospitalaria para evitar consecuencias que pongan en riesgo la vida del paciente.

Si se trata de heridas agudas (o hasta crónicas) y quemaduras de hasta segundo o tercer grado, el Dr. Polanco recomienda como una opción eficaz el uso de soluciones electrolizadas de superoxidación (SES) con pH neutro, ya que su amplio espectro elimina bacterias, virus y hongos y no genera resistencia bacteriana. “Un gran beneficio ya que lo que menos queremos en una situación así es la proliferación de microorganismos que generen infecciones”, agrega.

“Las SES, tanto en solución como en gel antiséptico, no tienen efectos secundarios, no arden al tacto ni irritan y su uso prolongado es totalmente seguro. Además, favorecen la cicatrización y la regeneración de los tejidos, creando una barrera protectora con mayor permanencia antiséptica sobre la lesión, justo lo que queremos encontrar en un tratamiento para que sea efectivo”, indica Polanco.

Estas son algunas recomendaciones del experto para evitar accidentes en casa relacionados con heridas y quemaduras durante estas vacaciones:

  • Extremar precauciones en todas las habitaciones de la casa alejando objetos punzocortantes como tijeras, cuchillos, navajas, etc. También encendedores, cerillos, velas, etc. y todo aquello que represente un peligro para niños pequeños y adultos mayores. Así mismo, utilizarlos cuando sea necesario con mucho cuidado.
  • De preferencia, evitar que este sector vulnerable de la población entre a la cocina, se esté o no cocinando algo.
  • Nunca dejar desatendida la cocción de los alimentos, sea hirviendo, friendo o asando. Tener mucho cuidado al hacerlo y evitar compañía adicional dentro de la cocina.
  • Colocar alimentos calientes al centro de la mesa y no en las orillas donde pueden ser alcanzados o derramados/tirados.
  • Desconectar cuando no están en uso todos los electrodomésticos que representen calor, como planchas, secadoras de pelo, tenazas, etc. Jamás dejarlos encendidos y que no haya nadie alrededor cuando se estén utilizando.
  • Nunca dejar velas encendidas desatendidas, candelabros, inciensos, sumerios ni nada con flama, mucho menos si se va a salir de casa aunque sea por un momento corto.
  • Que los pisos no estén resbalosos y en caso de alfombras, que estén bien sujetas al piso sin levantamientos. No correr y tener cuidado a su paso poniendo atención que no haya obstáculos que los puedan hacer caer.
  • No se debe dejar solos a los niños y vigilarlos todo el tiempo posible.

“Disfrutemos de unas vacaciones tranquilas y pacíficas previniendo todo tipo de accidentes. La seguridad la hacemos todos y el hogar es un buen lugar para comenzar”, concluye el Dr. Conrado Polanco.