Beneficios de la vitamina C y Zinc, que no conocías:La dupla perfecta para verte y sentirte bien en verano

La llegada de las vacaciones de verano en medio de la quinta ola de COVID-19 nos hace recordar la importancia de mantener las medidas de higiene y seguridad, pero también nos invita a incrementar nuestro nivel de protección desde nuestro organismo, fortaleciendo al sistema inmune con suplementos alimenticios como la vitamina C y el zinc.

Debido a que nuestro cuerpo es incapaz de producir vitamina C, es necesario consumirla de fuentes externas, ya sea a través de una buena alimentación o por medio de suplementos, pues su deficiencia además de afectar el crecimiento y la salud en general tendrá estragos en nuestra apariencia física y emocional.

“Existen algunos mitos sobre la vitamina C, sin embargo, es recomendable consumirla todos los días y sobre todo durante el verano, pues funge como una especie de antídoto para mantener nuestra piel con un aspecto más saludable, radiante y luminoso. Mantener una rutina diaria en la ingesta, nos ayudará a fortalecer la piel y la acondicionarla para reducir los daños solares durante el verano, comentó Gabriela León, la ingeniera bioquímica industrial mexicana quien desarrolló el suplemento alimenticio GasdemB.

Desde hace mucho tiempo se sabe que la vitamina C es un poderoso antioxidante, esto significa que tiene la capacidad de reducir los efectos del envejecimiento, así como de la exposición a estímulos nocivos como el humo del tabaco o radiación extrema, e incluso puede ayudar a evitar el desarrollo de enfermedades en las articulaciones, corazón y es muy útil para las mujeres embarazadas.

Además de lo anterior, estudios recientes indican que la deficiencia de vitamina C está asociada con la fatiga, depresión y ansiedad. Así que, si quieres este verano, sentirte con mejor ánimo y salud, es importante mantener una dieta balanceada y un estilo de vida saludable, y darle una oportunidad a los suplementos de última generación, basados en la ciencia del futuro: la nanotecnología.

“La nanociencia nos permite descubrir nuevos comportamientos y propiedades de materiales a escalas muy pequeñas, tan chiquitas como del tamaño de la millonésima parte de un cabello, y en el caso de las nanopartículas de Vitamina C y Zinc, su tamaño microscópico permite una mejor y más rápida absorción por el organismo”, señaló Gabriela León, la ingeniera bioquímica industrial mexicana quien desarrolló el suplemento alimenticio GasdemB.

Por su parte, el zinc ayuda a las células a regenerarse ante los tejidos dañados como quemaduras por el sol, heridas o irritaciones. Otro uso importante del zinc incluye la fotoprotección de la piel contra los rayos ultravioleta del sol (UV). Un déficit en los niveles de zinc puede causar pérdida de cabello, diarrea, lesiones en los ojos, problemas de cicatrización y hasta disfunción eréctil.

Si dudabas en darles una oportunidad a los suplementos nanoparticulados, recuerda que el zinc y la vitamina C son dos componentes que ayudan a fortalecer el sistema inmunitario en el combate a las bacterias y virus que pueden poner en riesgo tu salud; además, en el caso de niños, mujeres embarazadas y adultos mayores, no sólo favorecen al crecimiento y desarrollo óptimo, sino son una fuente de apoyo al sistema de defensas de nuestro cuerpo.