¿Cómo fomentar adherencia al tratamiento con insulina en adultos de la tercera edad?

La población de adultos mayores es un sector vulnerable del que no se debe perder de vista el desafío que implica vivir con diabetes, sobre todo si se encuentra alguna limitante, ya sea alguna condición propia de la edad, alguna otra enfermedad, entre otras, que complique lograr el control de niveles de glucosa deseados para que mantengan una buena calidad de vida.

En la actualidad, el número de personas de 60 años o más supera al de niños menores de cinco años. En 2030, una de cada seis personas en el mundo tendrá 60 años o más. En ese momento, ese grupo de la población habrá subido de 1000 millones del 2020 a 1400 millones. Para el año 2050, la población mundial de personas en esa franja de edad se habrá duplicado (2100 millones).

Al ser la diabetes una enfermedad cuya prevalencia tiende a ir a la alza, contando la edad como un factor de riesgo, educadoras en diabetes hacen un llamado para que se alcancen los controles glucémicos en las personas que viven con diabetes de este sector de la población.

Marisol Olarra, educadora en diabetes de BD Ultra-Fine, menciona: “Es importante que los pacientes conozcan su condición, la asuman y siempre vayan acompañados del médico y profesionales de la salud para determinar un plan de acción adecuado para lograr el control glucémico deseado. Serán ellos quienes pueden prescribir el uso de insulina en caso de ser necesario y cómo administrarla de manera adecuada para que los resultados sean efectivos”.

Está demostrado científicamente que la insulina es una terapia óptima para el cuidado de la diabetes (independientemente de la edad y del tipo de diabetes en cuestión), así como una insulinización temprana y oportuna mejora el pronóstico del desarrollo de la enfermedad y evita o retrasa complicaciones. Sin embargo, también se ha observado la renuencia al uso de insulina por parte de los adultos de la tercera edad, en mayor parte por la desinformación.

“Se pretende que a través de la educación en diabetes los pacientes lleguen a ser autosuficientes en su autocuidado adquiriendo conocimientos y desarrollando habilidades, ya sea en un primer acercamiento o actualizándose en las prácticas que los ayudarán a tener su diabetes bajo control”, agrega Olarra.

Aquí algunas recomendaciones generales de la educadora en diabetes para fomentar la adherencia al tratamiento con insulina en los adultos mayores:

  • Información es poder. El equipo de médicos y profesionales de la salud ayudan a comprender mejor tanto a la enfermedad como a la insulina. Con educación en el tema se derribarán mitos y miedos que ayudarán a aceptar mejor el tratamiento.
  • Acompañamiento. Que alguien cercano al paciente lo acompañe para auxiliarlo ante cualquier necesidad que se llegara a presentar, así como en el aprendizaje y desarrollo de habilidades representa un cobijo para al paciente que brinda seguridad y motivación.
  • Técnica de inyección correcta. Utilicen herramientas que faciliten la experiencia haciéndola más amigable y menos intimidante. Las agujas ultra finas y cortas, de 6mm en jeringas y de 4mm en plumas precargardas, cumplen con este objetivo además de depositar la insulina en el tejido subcutáneo, que es donde debe actuar para que funcione eficazmente.
  • Memoria externa. Hacer un calendario con horarios de visitas médicas, alimentación, ejercicio y medicación son muy útiles para evitar olvidos y ser más organizados con el tratamiento. También ayuda poner alarmas para las inyecciones de insulina, monitoreos de glucosa, entre otras acciones.
  • Apoyo en la tecnología. Ya sea por ellos mismos o con ayuda de alguien más, pueden hacer uso de aplicaciones digitales para el control de la diabetes como BD Diabetes Care App, una fuente confiable que acompaña paso a paso al paciente en el manejo de su tratamiento.

Aunque nunca es tarde para tomar las riendas de tu salud, lo ideal es que desde edades más tempranas se adopten estilos de vida más saludables para llegar en el mejor estado de salud posible a la edad avanzada y disfrutar una vejez de calidad.