Renault Mégane E-Tech Electric: viaje al centro de la innovación

Desde hace casi 125 años, Renault busca constantemente la innovación. Sus inventos han superado la prueba del tiempo y se siguen utilizando incluso hoy en día sin que mucha gente se dé cuenta. La caja de cambios de transmisión directa (1899), la sustitución de la manivela por el arranque eléctrico (1909), la incorporación de la «5ª puerta» (1961), la apertura centralizada (1983), la tarjeta de manos libres (2000).

Todo esto y más son diseños de Renault. Con el nuevo Megane E-TECH Electric, el primero de la Nouvelle Vague de la marca del rombo, Renault sigue innovando. Se han presentado más de 300 patentes para el diseño del vehículo y su plataforma, de las que hemos seleccionado siete para mostrarlas durante el periodo estival. En este cuarto artículo, Fabrice Bernardin, jefe de la unidad de trabajo de e-tecnología en el Departamento de Ingeniería de Renault, nos cuenta más sobre el motor del nuevo Megane E-Tech Electric y cómo sus prestaciones se ven reforzadas por su innovador sistema de refrigeración del aceite, que cuenta con dos innovaciones patentadas.

El tren motriz de la nueva Mégane E-TECH Eléctrica ha sido desarrollado íntegramente por la Alianza. Producido en Japón para Nissan y en Francia -en la planta de Cléon, para ser precisos- para Renault, este tren motriz proporciona una eficiencia energética óptima junto con todo el placer de una conducción eléctrica, como una aceleración instantánea que es a la vez dinámica y lineal.

«Los motores eléctricos deben tener un excelente sistema de refrigeración para ser eficientes. Por ello, hemos trabajado con nuestros colegas tanto en Japón como en Cléon (Francia) para desarrollar dos innovaciones patentadas. La primera de esas patentes se refiere al sistema de refrigeración por aceite de nuestro motor sincronizado de bobina. Colocamos inyectores en lugares estratégicos para salpicar el motor eléctrico y al mismo tiempo, refrigerar tanto el rotor como el estator. La segunda innovación patentada cubre una técnica inteligente que nos permite aprovechar el impulso del rotor, utilizando un sistema de engranajes de anillo para acentuar la refrigeración del estator proyectando el aceite hacia los cabezales», mencionó Fabrice Bernardin, jefe de la unidad de trabajo de tecnología electrónica en el Departamento de Ingeniería de Renault.

LO QUE APORTAN LAS INNOVACIONES

Este nuevo e innovador sistema de refrigeración por aceite para el motor sincronizado de bobina de la nueva Mégane E-TECH Electric ofrece una serie de ventajas:

Una mayor eficiencia gracias a la colocación estratégica de 4 inyectores para salpicar el circuito eléctrico donde sea necesario, a la vez que se refrigera el rotor (componente móvil) y el estator (componente fijo) del motor eléctrico.

Un motor más compacto cuya masa se ha reducido en un 33% en comparación con la anterior generación de motores eléctricos; una ganancia de masa que contribuye a un menor consumo de energía.

Un mayor placer de conducción con una aceleración y una marcha atrás suaves y dinámicas en todas las situaciones, así como una mayor potencia del motor durante largos periodos de funcionamiento del acelerador, incluso a altas velocidades en la autopista.

UN PROCESO TOTALMENTE NUEVO

El nuevo sistema de refrigeración del aceite combina soluciones técnicas sencillas y eficaces para mantener el motor de Megane E-TECH Electric a una temperatura óptima: el uso de aceite para salpicar zonas específicas del motor y un circuito de refrigeración del aceite optimizado.

Estas innovaciones patentadas han permitido a los ingenieros de Renault diseñar un motor eléctrico compacto, pero ultrapotente y de alto rendimiento, en beneficio del placer de conducir del usuario.