God Save The Queen realizó tributo a Freddie Mercury en la Arena CDMX

God Save The Queen, banda tributo a la emblemática agrupación que fue liderada por Freddie Mercury «Queen», llenó de emoción y nostalgia al público de la Arena Ciudad de México el pasado viernes.

Poco antes de las 10:00 p.m. el escenario se iluminó de rojo aumentando la euforia de los asistentes que gritaban el clásico «eeeoo» para así dar paso a que God Save The Queen apareciera en el escenario haciendo que Pablo Padin le diera vida nuevamente a Freddie Mercury a la vez que se escuchaban los primeros acordes de Tie your mother down.

La velada sin duda inició con poder y con un performance por parte de Pablo excelente ya que entre movimientos y su voz casi idéntica parecía que el verdadero Freddie estaba en el escenario, entre luces de colores y entusiasmo por parte de los asistentes siguieron canciones como Underpressure, Play the Game, Bicycle Race, Who Wants to Live Forever entre otros de los grandes éxitos de Queen.

Tras varias canciones que todos los asistentes de la arena coreaban al unísono de la banda, el recinto se comenzó a iluminar tras escuchar los primeros acordes de Love of My Life emocionando a más de uno. Esto sólo para darle paso a las canciones más icónicas de la banda como Somebody to Love, Radio Gaga y Bohemian Rhapsody.

Se comenzaba a sentir que llegaba el final de esta mágica noche después de que Pablo apreció con el vestuario de Freddie en  I Want to Break Free  llevando la emoción del público al límite, seguido de We Will Rock You que hizo vibrar a la arena, llegando así la que se creía que era la última canción de la noche We Are the Champions para que Pablo aparecía con corona para despedirse de la arena.

Tras unos minutos las luces del recinto aun no se encendían y el público grita «otra, otra» logrando que la banda regresará al escenario cantando I Want it All para así finalizar realmente con Don´t Stop Me Now, dejando al público realmente complacido por que por una noche se sintió la magia de Queen nuevamente en un escenario, logrando que su legado nunca muera gracias a la impecable actuación de God Save The Queen.