Bridgestone: cómo tener un desgaste óptimo de sus llantas

Contar con un desgaste óptimo de las llantas es crucial para la seguridad del vehículo y sus pasajeros no solo porque garantiza mayor adherencia a la carretera y el óptimo rendimiento del vehículo en piso seco, sino que también es lo que permite expulsar el agua adecuadamente cuando se conduce en superficies mojadas. Es por esto que Bridgestone presenta una guía fácil para entender cómo se puede detectar el final de la vida útil de las llantas y cuáles problemas podrían estar asociados.

La clave para detectar si una llanta debe de ser reemplazada es mediante los indicadores de desgaste que se encuentran al fondo de las ranuras de la banda de rodamiento. En dichas ranuras podrán observarse pequeñas elevaciones “indicadores” a lo largo de la circunferencia de la llanta, cuando tienen la misma altura de la banda de rodamiento el neumático debe reemplazarse. En nuestras llantas Bridgestone de auto y camioneta podrán observarse estos indicadores de desgaste mediante un triángulo “∆” estampado en el costado y tienen una profundidad de 1.6 mm.

“Una señal indudable de que las llantas necesitan ser reemplazadas, es cuando la tracción del auto disminuye, no se detiene al aplicar los frenos y por ende, el vehículo recorre más distancia del habitual para detenerse”, señaló Carlos Mondragón, gerente de ingeniería de ventas de Bridgestone Colombia.

Es importante también comprender qué tipo de desgastes existen en las llantas para poder determinar la causa raíz y poder buscar una solución definitiva. Los desgastes irregulares son muy frecuentes y se presenta en diferentes partes de la banda de rodadura y generalmente causados por problemas de alineación, prácticas incorrectas o nulas de rotación e incluso componentes mecánicos del vehículo en mal estado tendrán el mismo efecto de desgaste incorrecto de las llantas.

A continuación, te compartimos algunos tipos de desgastes irregulares que pudieran presentarse en la banda de rodadura y las posibles causas que pueden provocarlos:

Desgaste excesivo en el centro: Es un indicador de que la presión de inflado es superior a la recomendada por el fabricante del vehículo, por lo que la banda de rodadura se deforma y roza más contra el pavimento en dicha zona.

Desgaste en alguno de los hombros (externos e internos): Cuando tenemos este tipo de desgastes es un claro indicador de que la geometría vehicular se encuentra fuera de parámetros (Toe, Camber y Caster) y es necesario revisarla.

Desgaste localizado (zona plana): Se trata de una zona particularmente afectada en la banda de rodamiento y se produce por frenados bruscos en las que se bloquean las llantas y éstas se tallan sobre el pavimento. Si el vehículo cuenta con sistema de ABS (Sistema Antibloqueo de Frenos) por sus siglas en Inglés, se presentará en menor profundidad pero en diferentes puntos de la llanta.

Es muy importante que se realice un mantenimiento preventivo periódico que incluya la revisión de las llantas y de la mecánica del vehículo para evitar inconvenientes en la carretera y prevenir accidentes.

“Con pequeñas acciones como la alineación, el balanceo, la rotación y el control de la presión de inflado, lograremos no solo prolongar la vida útil de las llantas, sino también favorecer el óptimo rendimiento y buen estado del vehículo y todos sus componentes, así como ahorrar combustible; pero, sobre todo, contribuimos a la seguridad de todos los actores de la vía”, añadió Mondragón.