5 pueblos fantasmas que puedes visitar en Estados Unidos

Visitar una ciudad fantasma en los Estados Unidos brinda la oportunidad de experimentar una fotografía de la vida en el pasado: no siempre son pueblos del salvaje oeste, a veces es un lugar un poco más moderno donde todos tuvieron que refugiarse por alguna razón.

Puedes explorar y cuestionarte sobre estas misteriosas vidas y por qué los habitantes tuvieron que desalojar. Incluso podrás encontrar muebles intactos y platos aún sobre la mesa. Así que ten cámara a la mano para documentar los misteriosos pueblos donde una vez, la gente tenía una vida ocupada. Y tal vez, hasta podrás encontrar un fantasma que todavía reflexiona sobre su trágica mala suerte.

Bodie, California

A principios de la década de 1880, la fiebre del oro en Bodie ya había terminado, y los buscadores abandonaron esta localidad remota sin ley de forma repentina. Actualmente, puedes curiosear por las ventanas de las 200 edificaciones de Bodie que datan desde principios de los 1900s y maravillarte con las escenas intactas de vidas pasadas, entre las que incluso verás mesas puestas para las cenas que nunca se sirvieron.

¿Cómo visitarlo? Bodie, California, está a unos 77 kilómetros al noreste del Yosemite National Park. Los guardaparques ofrecen recorridos diarios de 50 minutos, y en ciertas temporadas encontrarás tours con historias de fantasmas.

Kennicott, Alaska

Dentro del parque nacional más grande de Estados Unidos, Wrangell-St. Elias, los erosionados edificios de madera de Kennicott ofrecen una mirada peculiar a la historia minera en una zona natural. En 1900, Kennecott Copper Corporation encontró minerales y, luego, trajo 300 mineros. Cuando el cobre se acabó en 1938, todos se fueron; en teoría. La preservación del sitio es continua, pero cuando los trabajadores dicen que escuchan voces escalofriantes de mineros que hacen eco en las montañas o ven que las herramientas vuelan de sus cinturones, la construcción puede detenerse por completo.

¿Cómo visitarlo? Kennicott se encuentra aproximadamente a 322 kilómetros al este de Anchorage, Alaska, conduce hasta el final del camino sin pavimentar McCarthy Road y camina unos 8 kilómetros mientras disfrutas del paisaje hasta llegar a Kennicott. A menos de un kilómetro encontrarás comodidades como Ma Johnson’s Hotel y, durante el verano, St. Elias Alpine Guides realiza recorridos turísticos.

Bannack, Montana

En la década de 1860, la riqueza en oro de BannackMontana, provocó codicia y uso de armas, con lo que se ganó el título de “el pueblo más duro del Oeste”. La peligrosa ruta de carruajes para llegar a la cercana localidad de Virginia City era uno de los blancos especiales de los bandidos asesinos, y se dice que los fantasmas de sus víctimas se pueden ver merodeando cerca de las 60 estructuras originales que quedan en Bannack.

¿Cómo visitarlo? Bannack está a unos 350 kilómetros al noroeste del Yellowstone National Park, el Bannack State Park y su campamento están abiertos todo el año, pero las visitas guiadas por los guardabosques solo están disponibles durante el verano.

Cahaba, Alabama

La primera capital de AlabamaCahawba, como se escribía antiguamente, era una próspera ciudad productora de algodón entre las décadas de 1820 y 1870, además de ser un campo de prisioneros de la Guerra Civil, pero fue construida, lamentablemente, en un terreno inundable. Actualmente, solo quedan las ruinas húmedas y deterioradas en este elegante sitio arqueológico. Además, se dice que los fantasmas de los niños, esclavos y prisioneros del siglo XIX también siguen merodeando por ahí.

¿Cómo visitarlo? Cahaba está a 23 kilómetros de la ciudad de Selma, una de las más antiguas no sólo del estado de Alabama sino de los Estados Unidos. Puedes recorrer las ruinas durante todo el año de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. Solo el recorrido anual Haunted History Tour de 90 minutos, que se realiza en octubre, te permite explorar el sector durante la noche.

Batsto Village, Nueva Jersey

Construido en 1766 como un sitio de fabricación de hierro, Batsto Village prosperó hasta la década de 1850 y, luego, se mantuvo vacío durante décadas. El pueblo está bien conservado en la actualidad y mantiene sus edificaciones del siglo XVIII, entre ellas, una herrería. Además de los orbes de luz flotantes de su cementerio, los avistamientos más escalofriantes de Batsto son del Jersey Devil (Demonio de Jersey), una criatura legendaria de la zona que se parece a un dragón.

¿Cómo visitarlo? El pueblo está a 70 kilómetros al sureste de Filadelfia, en Nueva Jersey. Puedes hacer un recorrido autoguiado o reservar un recorrido con guía de la Batsto Mansion. Cada octubre, se realiza una caminata guiada al atardecer llamada “Jersey Devil Bound” por Batsto y el Wharton State Forest, que está justo al lado.