Especialistas coinciden en que evitar infecciones hospitalarias es tarea de todos

Especialistas en salud se dieron cita en el 2° foro “Infecciones en la atención médica: desafíos de la pandemia” para debatir, compartir experiencias, conocer de herramientas, pero sobre todo impulsar acciones para enfrentar juntos el combate a las Infecciones Asociadas a la Atención de la Salud (IAAS).

Fabiana Zepeda Arias, jefa de la División de Programas de Enfermería del IMSS habló de las cuatro infecciones más importantes en México y el mundo, que son: infecciones del torrente sanguíneo, neumonías asociadas a la ventilación mecánica, infección de vías urinarias por catéter urinario y la
Infección del sitio quirúrgico.

Reveló que el 95% pacientes que ingresan al hospital y requieren de acceso vascular ya tienen riesgo de infecciones por tres factores: huésped, agente y el medio ambiente, por lo que llamó a que se genere de manera urgente una política pública que prevenga y controle las infecciones intrahospitalarias, con una mayor participación de pacientes y familiares.

Que se establezcan barreras de seguridad, recursos humanos suficientes, mejor infraestructura hospitalaria, lavabos frecuentes, dispensadores de toallas, de papel, incluso cestos de basura fueron algunas de las propuestas de Fabiana Zepeda, quien aseguró que un simple lavado de manos “es la técnica más barata y efectiva a nivel mundial para evitar la transmisión de cualquier tipo de infección”.

El Doctor Luis Galindo Mendoza, Coordinador Académico Anáhuac México, Médico Cirujano con Especialidad en Cirugía General y subespecialidad en Cirugía Bilio-pancreática. habló sobre la nutrición como derecho y del papel de la nutrición parenteral en prevención de infecciones, aseguró que una buena nutrición ayuda a prevenir infecciones y a sanar más rápido, por lo que consideró que todo paciente debería ser evaluado nutricionalmente al ingresar a una unidad hospitalaria.

“No importa que vaya a una extracción de uña o a una cirugía del cerebro, esto es algo que debemos aprender. Se pueden usar herramientas que permiten detectar desnutrición sin gastar grandes sumas, un residente o interno puede hacer este estudio. En México es voluntario, pero debería ser totalmente obligatorio la evaluación nutricional, se tiene miedo del costo que puede implicar, pero es una inversión, porque esto podría reducir dramáticamente los días de hospitalización.”.

La Doctora Roxana Trejo, fundadora de la Asociación Latinoamericana en el Control de las Infecciones (ASLACI) indicó que en México aproximadamente el 85% de tratamientos hospitalarios requiere de una terapia intravenosa, y existe un porcentaje no inferior al 10% que presenta complicaciones locales o generalizadas, y que van una infección de líneas intravasculares, infección de tejidos blancos, flebitis biológicas o químicas físicas.

La también ex presidenta de AMEIN (Asociación Mexicana para el Control de Infecciones) habló del Clostridioides Difficile, un microorganismo anaerobio formador de esporas que ocurre en pacientes que están tomando antibióticos y que se puede adquirir por la contaminación del entorno del paciente, equipo médico compartido, cómodos o las manos del personal y que su costo para el sistema de salud excede los 3 millones de dólares.

En su ponencia llamada “Precaución en la trasmisión de infecciones por aire”, el Doctor Alejandro Macías, experto en microbiología y enfermedades infecciosas estimó que es necesario generalizar precauciones de vía aérea.

Enumeró las infecciones más importantes y que incluso tienen ya una segunda generación, sobre las cuales se debe tener una nueva perspectiva de atención. Mencionó a la neumonía asociada a la ventilación mecánica, dispositivos médicos, la infección urinaria asociada a la sonda, el torrente sanguíneo asociado al catéter y una tercera generación de infecciones, como prótesis, corazón, cadera y rodilla. El gran abuso de antibióticos y la mala calidad del aire que han provocado Covid y Tuberculosis.

Concluyó que con el virus de Covid, llegaron para quedarse cubrebocas, diseños arquitectónicos abiertos, sistemas de ventilación y filtrado y medidores de calidad de aire para que “se aprenda a respirar limpio y bien”.

Por su parte, la Maestra Patricia Arechandieta Guadarrama, Evaluadora líder de Certificación del Consejo de Salubridad General, destacó que la pandemia nos dejó aprendizajes significativos como voltear a ver modelos de buenas prácticas internacionales con buen nivel de evidencia, organismos internacionales como lo es OMS, la Organización Panamericana de la salud, entre otros y ha habido apoyo conjunto.

Indicó que día a día se traen iniciativas de salud, pero al final del día la regulación de proponer el Sistema Nacional de Establecimientos de Atención Médica constituye el marco normativo para la política de salud en México. Finalmente admitió que la certificación de hospitales debería ser obligatoria y que haya una metodología para que los servicios de salud actúen de forma coordinada y estandarizada.

En su intervención, el Doctor Erick Ochoa Hein, médico internista e infectólogo, adscrito a la subdirección de Epidemiología Hospitalaria y Control de Calidad de la Atención Médica, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, subrayó la importancia de utilizar nuevas tecnologías en la desinfección, para ahorrar tiempo, reducir errores humanos, sistematización y automatización.

La Doctora Daniela de la Rosa, vicepresidenta de la Asociación Mexicana para el Estudio de Infecciones Nosocomiales (AMEIN) dijo que como médicos se tiene una función de tratar, pero es mayor la función de evitar que se enfermen las personas. Por ello, enumeró como elementos clave para la prevención del organismo de multidrogorresistencia a medicamentos MDRO: limpieza y desinfección, higiene de manos, programa de optimización de antibióticos y vacunación.

Finalmente, Javier Potes, director general del Consorcio Mexicano de Hospitales, quien dijo atiende a más de 150 mil pacientes, cuentan con 5 mil colaboradores y 10 mil médicos trabajan en hospitales, consideró que ya es tiempo de tomar conocimientos y lograr un mayor control sobre las infecciones asociadas a la atención de la salud.

“Hay que pasar a resultados y acciones concretas. Y que digamos en un futuro estamos mejor que en el 2022 en cuanto al control de estas infecciones”.

Hector Valle, garantizó que la Fundación Mexicana de la Salud, institución que encabeza, seguirá participando en proyectos que lleven a un mejor control y abatir los indicadores de infecciones intrahospitalarias que tanto le cuestan al sistema, a las aseguradoras, a pacientes y a familias y que se reflejan en incapacidades o largas estancias hospitalarias.

Maribel Coronel, periodista y moderadora en este evento que reunió a más de mil 300 personas de manera virtual, aseguró que médicos, especialistas, pacientes, tienen un reto en manos y un desafío fuerte como profesionales de la salud.