“Black Adam”, DC vuelve a la carga

Electrizante e intensa son sólo dos calificativos para “Black Adam”, cinta debut de este personaje extraído de las páginas de DC Comics. Desde el inicio del filme hasta su desenlace, “Black Adam” es puro entretenimiento de imparable acción. Bajo la dirección de Jaume Collet-Serra y el protagónico de Dwayne Johnson, la película puede plantearse como un nuevo camino para los héroes de DC en el Séptimo Arte, luego de constantes interrupciones en su continuidad. Así, además de ofrecernos un anti-héroe peculiar, “Black Adam” es también un remanso que se aleja de las comedias simplonas de Marvel.

 

Collet-Serra logró estructurar una acertada historia de origen para “Black Adam” (en los cómics, el principal némesis de “Shazam”) ubicándolo en la secuencia del verdadero “Capitán Marvel”, en aras de un posible choque fílmico entre ambos personajes. Mientras, la trama de esta película gira en torno a un dios brutal con deseos de venganza ya que en un pasado remoto, su hijo sacrificó su vida para que éste pudiera seguir existiendo y tener la oportunidad de convertirse en héroe para un ficticio pueblo del mundo árabe. Liberado luego de 5 mil años en el olvido, “Black Adam” tendrá que unirse con la “Sociedad de la Justicia de América” para una vez más defender a su gente de invasores externos.

 

Por ende, esta producción da pie al debut de otros personajes de DC, como “Hawkman” (Aldis Hodge), “Doctor Fate” (Pierce Brosnan), “Atom Smasher” (Noah Centineo) y “Cyclone” (Quintessa Swindell) y al regreso de Viola Davis como la despiadada “Amanda Waller”. Lejos de sentirse como un reboot o un eslabón de la cadena del Universo DC, “Black Adam” logra acomodarse dentro de los proyectos pasados y futuros de Warner, colocando a Johnson como su nueva piedra angular en espera del regreso de histriones como Gal Gadot, Jason Momoa, Ben Affleck y… ¿Henry Cavill? (¿será posible tanta belleza?).

 

Destaca de “Black Adam” que se trata de un paladín oscuro, trágico, que no tiene piedad contra el mal y no se torna en el bufón de su propia cinta (por ejemplo, Chris Hemsworth como “Thor”), amén que, si bien no es tan violenta visualmente como “Escuadrón Suicida 2”, sí tiene dos que tres escaramuzas contundentes. No te pierdas la escena pos-créditos que te hará saltar de tu asiento.