Sergio Pérez enciende a los aficionados en la Perla Tapatía con el Red Bull Show Run

Checo Pérez regresó a casa para compartir con su gente el sabor de la Fórmula 1, al realizarse este martes el Red Bull Show Run 2022 en las inmediaciones de la emblemática Glorieta de la Minerva de esta ciudad.

El piloto del Oracle Red Bull Racing y Telcel-Infinitum-Claro deleitó a miles de aficionados que se dieron cita incluso desde la noche del lunes al margen del circuito de casi tres kilómetros, en un evento con el que se dio el banderazo de salida al Gran Premio de la Ciudad de México, que se corre este domingo en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

A bordo del monoplaza RB7 con el que Red Bull Racing corrió la temporada 2011 de la máxima categoría y diseñado por el genio de Adrian Newey, Checo hizo su primera pasada a la pista alrededor de las 11:25 horas ante el apoyo los fans tapatíos y de prácticamente toda la República Mexicana.

Pérez Mendoza, que no realizaba una exhibición similar en Guadalajara desde 2011, hizo toda clase de suertes ante el clamor de la gente, reconociendo apenas el terreno durante cinco minutos y regresando a pits para tomar un ligero descanso, que sirvió para hacer ajustes al auto y convivir con los invitados.

Alrededor de la una de la tarde, ya con el ambiente bien calientito en la Perla Tapatía, el RB7 volvió a hacer su aparición en el circuito tapatío temporal, ahora con el monoplaza luciendo vistosos colores amarillo en los neumáticos delanteros y rojos en los traseros, aunque de inmediato mudando a gomas normales para hacer las acrobacias que tanto disfrutó el público.

El programa comenzó con una exhibición de karts, luego tocó turno al internacional Benito Guerra, quien fue todo un espectáculo mostrando sus habilidades al volante, en compañía de Rodrigo Ordóñez, pese a las zonas húmedas que a esa hora se registraban en la pista. El rallista volvió al trazado a la 1:15 para mantener el ánimo a tope entre los asistentes.

Pero Checo ha sido quien ha dado cerrojazo al evento con una tercera salida al mando del RB7 y una vuelta más ondeando la Bandera Mexicana a bordo del safety car.

Checo Pérez:

“Ha sido una experiencia increíble, un momento único. Muchísimas gracias a todos los que lo hicieron posible, al gobierno de Jalisco, a Red Bull y a toda la gente que estuvo formada desde ayer. Ha sido un día increíble y espero que se quede en el corazón de todos los jaliscienses por siempre. Ahora a pensar en este domingo, es posible ganar, pero hay que hacer una carrera perfecta. Nada se igualaría con ganar en México”.