DARC presenta su obra al público y se estrena el próximo 11 de noviembre

Por primera vez la artista mexicana DARC presenta su obra al público y se estrena a lo grande el próximo 11 de noviembre en una expo que, no sólo se llevará a cabo en uno de los sitios clave del escenario artístico, Distrito Soma en San Miguel de Allende, sino que juntará en un mismo espacio a grandes marcas como Ferrari, Hard Rock Hotel, The Blvck Society, Cervecería Hércules, Alma Chocolates, Hijo de Vecino, entre muchos otras.

DARC es una artista particular. Si hablamos de la persona, entonces debemos traer a cuenta un curriculum que pasa por una carrera en psicología; si se habla del heterónimo, la historia de origen tiene como escenario París, ciudad que le dio no sólo el idioma sino su segunda casa de estudios: Paris Collage of Art. «Algo tiene París. Sus museos, su arquitectura… amo el arte urbano. Quizás fue la suma de todo eso lo que me inspiró a tomar el pincel y quitarme esta inquietud de dejar de ser un consumidor pasivo del arte y comenzar a crear el propio», describe DARC «Una vez que tuve pincel en mano y lienzo enfrente, en ese momento nació DARC, el pseudónimo con el que firmo mis obras», comenta.

El ojo de DARC es una fusión de estas dos disciplinas (psicología y artes plásticas) que paradójicamente se antojan contrarias —por un lado la psicología cuyo objeto es la psique, aquella parte que en algún momento se pensó contraparte del cuerpo, lo inmaterial de lo que el ser humano es, lo inteligible; y en el otro, la estética, aisthesis en griego, que se refiere a lo que aparece, al mostrarse de las cosas, al mundo sensible— pero que al alejarse para ver el big picture forman un todo en el entendimiento del mundo.

Estos dos pilares se complementan con un tercer eje, una especie de peregrinaje, una búsqueda de algo que sólo puede ser experimentado en la otredad. Las travesías por el mundo son aquello que completa la triada, no un mero viajar como se entiende actualmente, es decir, no un visitar los highlights de cada ciudad para crear una colección de imágenes, de selfies, sino un experimentar las ciudades por medio de un andar que nos recuerda a los dadaístas con la “visita”, a la “deambulación” surrealista o la “deriva” de los letristas y situacionistas, todos ellos referencias al caminar, al experimentar el espacio mediante el flânerie, una práctica estética que te deja el haber habitado París.

Así, DARC es un paseante, flâneuse, que busca hacer aparecer la ciudad inconsciente, aquella que deviene sensible gracias al peso de las piedras, en las calles y edificios. Su búsqueda es el andar que crea ciudad, un mapa fuera de los mapas, una representación personal que entreteje el ser interior con el mundo sensible, lugares creados por casas y calles, pero también por olores, temperaturas, colores, figuras, texturas y sentimientos. Esa inmersión en los espacios trae consigo las obras que se presentan en Wanderlust cuya temática, como el nombre deja adivinar, gira en torno al mundo y a la pasión por viajar, cada cuadro representa un sitio, un país, una ciudad, una región interpretada y plasmada por la artista. Lo que deja ver el conjunto es una mirada al mundo, una colección de experiencias subjetivas y etéreas, llevadas a la concreción gracias al poder de lo sensible, gracias a la pintura, “Esta exposición busca mostrar la diversidad no sólo de paisajes y culturas que ofrece nuestro fascinante mundo, sino cómo a través del filtro de la memoria, las emociones y el contexto, una persona puede crear imágenes mentales tan distintas y variadas. Al final todos los seres somos de una manera u otra multifacéticos y esto se refleja en nuestra experiencia interna” dice DARC.