Caifanes ofreció un ritual legendario en el Palacio de los Deportes

20:50 horas, Palacios de los Deportes, aproximadamente 18 mil personas, una batería, teclados, saxofón, guitarra, bajo y un micrófono, Diego, Marco, Alfonso, Rodrigo, Saúl y los grandes clásicos de una banda llamada Caifanes fueron los ingredientes de un ritual sumamente memorable, especial e irrepetible.

Las luces del palacio se apagaron y sobre el escenario se encendieron tres luces para recibir un set de tres canciones con los tres miembros fundadores de la alineación actual de Caifanes, ‘Antes de que Nos Olviden’, la gran sorpresa de la noche ‘No Importa’ (tema de Jaguares) y una versión psicodélica de ‘Metamorfeame’ fueron el auspicio de lo que sería una noche épica.

Después Saúl y Diego tomaron el escenario para interpretar la exquisita ‘Quisiera Ser Alcohol’ en una versión solo de guitarra y saxofón lo que trajo las primeras palabras del legendario vocalista del Rock en español:»muchas gracias, es un sueño estar aquí contigo raza otra vez en nuestra casa y probablemente nuestra tumba».

Con ‘Sólo Eres Tú’ subieron al escenario el resto de los actuales integrantes Rodrigo Baills en la guitarra y Paco Rentería en el bajo con un sonido muy potente y estremecedor en conjunto con el coro ensordecesor de los presentes.

Los años pasan y cada vez se aprecian más los grandes clásicos de aquella banda que abrió las puertas al Rock nacional en muchos lugares donde se veía lejana su aparición, ‘Para Que No Digas Que No Pienso En Ti’, ‘Te Estoy Mirando’, ‘Sombras En Tiempos Pedidos’, ponían los primeros cimientos de lo que sería la construcción de un concierto legendario.

Caifanes también se distingue por su continua protesta en contra de los feminicidios y como parte de esto se pasó en las pantallas el vídeo de Vivir Quintana y su ‘Canción Sin Miedo’.

Enseguida llegó ‘Mariquita’ y ‘Ayer Me Dijo Un Ave’ presentada con unas palabras entrañables de Saúl al ver a tantas niñas y niños presentes: «está brotando el futuro, la luz, está canción es para tus hijos raza, para que sean lo que quieran ser y para que nadie, absolutamente nadie les haga daño».

Los ánimos estaban en lo más alto pero los coros más fuertes de la noche fueron con ‘Los Dioses Ocultos’, ‘Viento’ y ‘Mátenme Porque Me Muero’ donde llegó otra de esas frases entrañables: «eres imbatible raza, el aplauso es para ti, no para Caifanes».

El encore trajo consigo a Diego Herrera para interpretar con su saxofón el Himno Nacional de México acompañado por la voz de todo el Palacio en un momento que erizó la piel a toda la multitud.

El siguiente tema fue la genial ‘Hasta Morir’, y enseguida llegó uno de los momentos más ovacionados del ritual cuando subieron al escenario dos fans para cantar al lado de sus ídolos ‘Aquí No Es Así’.

La recta final del concierto tuvo que llegar pero dejó grandes momentos de nostalgia y de alegría al son de ‘Te Lo Pido Por Favor’ y las infaltables ‘No Dejes Que’ y ‘La Célula Que Explota’ donde una vez más los coros del público fueron el protagonista principal.

Los últimos acordes de la celebración estuvieron a cargo de ‘La Negra Tomasa’ y el Palacio de los Deportes se convirtió en una pista de baile y canto que todos ahí querían fueran eternos, sin embargo el final llegó pero seguramente será un concierto que perdurará por siempre en todos los que estuvieron en el ritual.