Volvo EX90, el nuevo modelo insignia de Volvo Cars

Un verdadero vehículo todoterreno de siete plazas que eleva aún más los estándares de seguridad y un estilo de vida más sostenible: la nueva Volvo EX90 representa el comienzo de una nueva era para Volvo Cars en la que se establece un rumbo decisivo hacia un futuro totalmente eléctrico.

A partir de la Volvo EX90, se revelará un nuevo coche totalmente eléctrico cada año. Para 2030, el objetivo de Volvo Cars es vender únicamente autos totalmente eléctricos, uno de los planes de electrificación más ambiciosos de la industria automotriz y crucial para la ambición que tiene la marca escandinava por ser una empresa con huella de carbono neutral para 2040.

Hoy, desde el centro de Estocolmo, Suecia, Volvo Cars revela al mundo un nuevo modelo insignia totalmente eléctrico, reflejando sus raíces suecas. Al mismo tiempo, reflejando su huella global como empresa, la Volvo EX90 se fabricará en EE.UU. a partir del año que viene y más tarde también en China. Para entonces, el objetivo de la marca es que esas dos instalaciones de producción sean neutras desde el punto de vista climático.

Volvo EX90, un nuevo clásico del diseño escandinavo, define el principio de que la forma sigue a la función. Es un automóvil familiar, versátil y elegante con proporciones modernas, combinado con tecnología de vanguardia definida por software, conectividad y electrificación para optimizar la seguridad, la eficiencia y la estética.

«Volvo EX90 es una muestra de dónde estamos y hacia dónde vamos», dijo Jim Rowan, director ejecutivo de Volvo Cars. «Es totalmente eléctrico, con una autonomía de hasta 600 kilómetros con una sola carga, diseñado para elevar aún más nuestros estándares de seguridad, el primer automóvil Volvo que se define realmente por su software y que forma parte de un ecosistema más amplio, conectándose a tu casa y a tus otros dispositivos. El Volvo EX90 es el comienzo de una nueva era para Volvo Cars».

Manteniendo a nuestros usuarios y a sus seres queridos seguros

La seguridad de serie del Volvo EX90 es también superior a la de cualquier vehículo Volvo anterior. Está diseñada para entender al conductor y a su entorno para ayudar a mantener al usuario, a sus seres queridos y a los demás en el tránsito a salvo. También puede ser más inteligente y segura con el tiempo, ya que aprende de nuevos datos y recibe actualizaciones.

La Volvo EX90 cuenta con un “escudo invisible” de seguridad habilitado por la última tecnología de detección, tanto en el interior como en el exterior. Los sensores de última generación, como las cámaras, los radares y el LiDAR, están conectados a los ordenadores centrales de alto rendimiento del auto, donde NVIDIA DRIVE ejecuta el software interno de Volvo Cars para crear una visión en tiempo real de 360 grados del entorno.

Los sensores no se cansan ni se distraen. Están diseñados para responder y reaccionar cuando el usuario se retrasa sólo una fracción de tiempo. El sistema LiDAR puede detectar el camino delante, ya sea de día o de noche, también a velocidades de autopista. Puede ver objetos pequeños a cientos de metros de distancia, creando más tiempo para informar, actuar y evitar. Los sensores también contribuyen a mejorar la fiabilidad y el rendimiento general de la función de conducción asistida Pilot Assist, con un nuevo apoyo a la dirección al
cambiar de carril.

En el interior, este “escudo invisible” también está activo. Unos sensores y cámaras especiales, alimentados por algoritmos propios de la marca, miden la concentración de la mirada. Esta tecnología permite al EX90 entender cuándo el conductor está distraído, somnoliento o desatento, más allá de lo que ha sido posible en un auto Volvo hasta la fecha, enviando un aviso, primero con un suave empujón y luego con más insistencia. Si llegara a ocurrir lo impensable y el conductor se quedará dormido, por ejemplo, la Volvo EX90 está diseñada para
detenerse con seguridad y pedir ayuda.

Por último, gracias al conjunto de sensores de última generación, incluido el sistema LiDAR, la Volvo EX90 es el primer Volvo que está preparado por hardware para la conducción no supervisada en el futuro.